Aniversario Luctuoso de Hidalgo

Por: José Rodríguez Salgado

Un saludo cordial y afectuoso al Pbro. Omar Sánchez Rendón.

Carlyle en su obra “Los Héroes”, define que: son hombres extraordinarios que se elevan sobre el nivel de la vulgaridad que encarnan el espíritu de su época, que con una visión exacta del porvenir, en un momento dado realizan un acto trascendental que transforma a la sociedad en que viven. En su cita con el destino saben llegar a tiempo y sin titubeos ni vacilaciones; realizan la obra que les estaba encomendada.

México es pródigo en ejemplos de sacrificio y apostolado de caudillos y héroes, como el niño que nació en la Hacienda de Corralejo, Jurisdicción de Pénjamo, el 8 de mayo de 1753, hijo de Cristóbal Hidalgo y de doña María Gallaga. Nuestro inolvidable maestro Juan Brom nos refería que en la capilla de Cuitzeo de Los Naranjos, el cura Agustín Salazar bautizó y puso nombre al niño Miguel, Gregorio, Antonio, Ignacio, de ocho días de nacido. Pasados los años estudió en el Colegio de San Nicolás, Obispo de Valladolid, donde fue conocido como estudiante rebelde. En 1770 se recibió como bachiller en Letras y Artes en la institución citada y tres años después obtuvo el Bachillerato de Teología en la Universidad de México. Impartió clases en el Colegio donde se formó y fue funcionario y después su rector. Para 1778 fue ordenado sacerdote y comisionado como párroco en Colima, en San Felipe Torres Mochas y en Dolores, los dos últimos en Guanajuato.

Además de sus ideas innovadoras en la enseñanza de la Teología, Hidalgo destacó por su dominio de idiomas indígenas y europeos. Conocía los planteamientos de la Ilustración Francesa y varias veces fue acusado de simpatizar con ésta ante la Inquisición; pero los procesos iniciados no tuvieron consecuencias antes de que encabezara el Movimiento de Independencia. En sus curatos de San Felipe y de Dolores, fue empresario e impulsor de artesanías y actividades culturales que hicieron que su domicilio fuera llamado “La Pequeña Francia”. Tenía gran prestigio intelectual, amplias conexiones políticas y era muy apreciado por sus feligreses.

Al ser descubierta la Conspiración de Querétaro, Hidalgo fue avisado por órdenes de doña Josefa Ortiz de Domínguez y éste hecho precipitó el estallamiento de la rebelión, precisamente la madrugada del 16 de septiembre de 1810. De Dolores se encaminó hacia San Miguel El Grande, donde se le unió Allende y su Regimiento Los Dragones de la Reina. A su paso por Atotonilco tomó el estandarte de la Virgen de Guadalupe que se convirtió en símbolo de la lucha insurgente.

Las tropas de Hidalgo crecieron considerablemente pero desorganizadas y sin estrategias militares, pasaron por Celaya hasta llegar a Guanajuato, donde saquearon la Alhóndiga de Granaditas. Partieron a Valladolid y tomaron Toluca, en el Cerro de las Cruces derrotaron a las tropas realistas. Los insurgentes desistieron de tomar la capital y enfilaron hacia Guadalajara en donde Hidalgo decretó la abolición de la esclavitud, la cancelación de los tributos que debían pagar los indios y la restitución a éstos de sus tierras, así como la supresión de castas.

Las tropas de Hidalgo sufrieron una seria derrota militar en Aculco y no pudieron detener las fuerzas de Calleja en Puente de Calderón (enero de 1811). Merced a la traición de Elizondo, fue apresado en Acatita de Baján junto con Allende, Aldama y Jiménez; fueron conducidos a Chihuahua en donde meses después fueron ejecutados, después de una ignominiosa degradación y múltiples vejaciones (30 de julio de 1811). Sus cabezas colocadas en jaulas se exhibieron hasta 1821 en la Alhóndiga de Granaditas, como escarmiento. No obstante el sacrificio de Hidalgo, su discípulo Morelos y otros valientes del Sur como Guerrero, Galeana, Abasolo, Rayón y otros, continuaron la lucha.

Hidalgo sintió toda la hondura, todos los malestares sociales que sufría el pueblo que aspiraba a vivir dentro de la libertad, Queda para la posteridad su valiente consigna “llegó el momento de nuestra emancipación, ha sonado la hora de nuestra libertad y si conocéis su gran valor me ayudaréis a defenderla…”

Corresponde a las nuevas generaciones recoger el supremo ejemplo de hombres como Hidalgo que fueron capaces de luchar contra las adversidades y llevar adelante los ideales de un pueblo por siglos sojuzgado. En esta fecha en que se cumple el CCXl aniversario de su sacrificio, lo recordamos con reconocimiento y respeto.

       Julio 28 de 2022
Comparte en:

Versión impresa