Servicios AINI
Kiev, Ucrania. Rusia afirmó ayer que su ataque con misiles la víspera contra el puerto de Odesa, vital para la exportación de granos ucranios, destruyó armas occidentales entregadas a su enemigo.


El presidente de Ucrania, Volodymir Zelensky, declaró en su discurso televisado antenoche que el ataque “destruyó la posibilidad” de diálogo con Rusia, un día después de la firma en Estambul de un acuerdo entre ambos países para desbloquear las exportaciones de cereales.


Turquía, que medió en el acuerdo, aseguró antier haber recibido garantías de que Rusia no tenía “absolutamente nada que ver con el ataque” con misiles de crucero, según el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar.


Pero la Defensa rusa se retractó ayer, al afirmar que los misiles destruyeron un barco militar ucranio y armas entregadas por Estados Unidos.


“En el puerto marítimo de la ciudad de Odesa, en el territorio de un astillero, misiles de largo alcance de alta precisión basados en el mar destruyeron un buque de guerra ucranio atracado y un almacén con misiles antibuque Harpoon suministrados por Estados Unidos al régimen de Kiev”, informó el portavoz del ministro ruso de Defensa, Igor Konashenkov.


“Otras instalaciones para la reparación y modernización de las fuerzas navales de Ucrania también quedaron inutilizadas”, agregó el general Konashenkov en rueda de prensa recogida por Interfax.
Maria Zajarova, portavoz de la cancillería rusa, señaló que “los misiles Kalibr destruyeron la infraestructura militar en el puerto de Odesa con un ataque de alta precisión”.


Según el acuerdo negociado bajo el auspicio del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, Odesa es uno de los tres centros de exportación de grano designados para que los barcos puedan transitar por corredores seguros en el Mar Negro.


Pero el ataque pone en riesgo este histórico convenio firmado tras meses de negociaciones, y que podría aliviar la crisis alimentaria mundial. El acuerdo, obtenido por la agencia Ap, comprometía tanto a Kiev como a Moscú a abstenerse de realizar ataques en los puertos de Odesa, Chernomosk y Pivdenyi.


La portavoz del comando sur del ejercito ucranio, Nataliya Humenyuk, indicó que ninguna instalación de almacenamiento de granos fue atacada. Sin embargo, Turquía afirmó ayer que recibió informes de las autoridades ucranias de que un misil golpeó un silo, mientras otro cayó cerca, aunque ninguno afectó la carga en los muelles.


El canciller ruso, Serguei Lavrov, buscó tranquilizar a sus socios sobre el futuro de las exportaciones de grano, tras una reunión con su homólogo egipcio, Sameh Shukri en El Cairo.


Lavrov reiteró “el compromiso de los exportadores rusos de cereales de respetar todas sus obligaciones”.


“El presidente ruso, Vladimir Putin, señaló esto mismo durante la reciente conversación telefónica con el presidente egipcio (Abdel Fatah) al Sisi”, añadió Lavrov, y señaló que Guterres “se ofreció de voluntario para lograr la suspensión” de las sanciones de Occidente y facilitar el cumplimiento del acuerdo para desbloquear la exportación de granos.

Comparte en:

Versión impresa