Fernando Polanco Ochoa
Chilpancingo, Gro. La elección de consejeros estatales de Morena, efectuada el sábado 30 de julio, fue “caótica” y “antidemocrática”, en la que, no solo prevaleció el “acarreo” de personas, sino que funcionarios de los tres niveles de gobierno “operaron” directamente en las mesas de votación.


Esa es la conclusión preliminar del expresidente del Consejo Estatal de Morena en Guerrero, Luis Enrique Ríos Saucedo, quien en entrevista telefónica sintetizó: “esto no es Morena; es el PRD y es el PRI, juntos, operando en Morena”.


Aseguró también que en la elección del sábado, sin precisar quienes, los funcionarios públicos que tienen el control de los programas federales “operaron” con el uso de los padrones de beneficiarios, a través de los servidores de la nación.


“En Coyuca de Benítez los servidores de la nación eran los que estaban operando el proceso”, afirmó. Agregó que, en la región Tierra Caliente, el hijo de Andrés Nieto, coordinador de los programas federales, movilizó a los servidores.


Afirmó: “sí hay material suficiente para advertir que funcionarios de gobierno, de los tres niveles, operaron en el proceso de ayer (sábado)”. Ríos Saucedo anunció que documentarán todas esas irregularidades para recurrir a los tribunales electorales.


OTRAS INCIDENCIAS
El patrón en la elección interna del sábado, aseguró el exdiputado local morenista, fue el “acarreo” de personas a los 27 centros de votación habilitados en Guerrero, por lo que participaron miles de personas no afiliadas, que dio como resultado “una jornada caótica y nada democrática”.


“Es reprobable que a adultos mayores y personas con discapacidad las hicieran esperar horas”, expuso. Agregó que el conteo de votos en algunos puntos de votación concluyó este domingo entre las 9:00 y 11:00 horas.


Quienes hoy “controlan Morena”, dijo, movieron de último momento la ubicación de los centros de votación donde la participaron les era adversa, como en Atoyac de Álvarez y Benito Juárez (San Jerónimo) en Costa Grande, por lo que trasladaron la paquetería a Tecpan de Galeana. Lo mismo pasó en Teloloapan, región Norte, dijo.


En Acapulco un grupo de personas sustrajo la paquetería, lo que generó un connato de violencia. Comentó que, en Tlapa, región Montaña, se interrumpió la jornada porque un grupo de ciudadanos indignados arrojó la paquetería al piso y después, contra toda lógica, decidieron continuar, “andaban recogiendo (las papeletas) del suelo y retacando las urnas”.


Mientras que en Ayutla fue quemada la papelería; en Ometepec no se realizó la jornada electiva; en Tlapehuala se registraron cientos de vehículos en fila por el acarreo de personas y en Tlapa “la presencia de funcionarios del gobierno del estado en control de las casillas”.


En el caso de Chilpancingo, la diputada Jessica Alejo Rayo, de Morena, denunció que, además del “acarreo”, a las personas en fila se les entregaron “papelitos” que contenían los nombres de los candidatos a consejeros por quienes debían votar.


También recibió reportes, dijo, de que el “acarreo” estuvo a cargo de la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, y que en la casa del regidor Juan Valenzo Villanueva entregaron dinero a decenas de adultos mayores a cambio de votar por quienes se les pidió.


Al respecto Ríos Saucedo comentó que por décadas cuestionaron que el “PRI-gobierno” controlara los procesos electivos, lo cual, “en un brutal descaro”, se replicó el sábado en la elección interna de Morena.


“El hecho de que dos que se asumieron como candidatos violentando la convocatoria como Cuauhtémoc Ney Catalán y Jacinto González Varona fueran a la vez, abiertamente, organizadores y candidatos, igual que Aracely Gómez, es retroceder al (año) 88, el último manotazo del régimen (priista) para no permitir que se instaurara la democracia”, señaló.

Comparte en:

Versión impresa