Por: Brian Vicario Figueroa


Ciudad de México, Julio 16.- La situación en México y en el mundo, no pinta nada bien, estamos muy probablemente de cara a la antesala de una “Crisis Mundial”. Seguramente hemos escuchado, leído o visto que muchas personas están hablando de la “inflación” que puede ocurrir o está ocurriendo en nuestro país, para entender lo que es inflación debemos establecerlo como “un fenómeno que se observa en la economía de un país y está relacionado con el aumento desordenado de los precios de la mayor parte de los bienes y servicios que se comercian en sus mercados, por un periodo de tiempo prolongado”. Cuando existe inflación en una economía, es muy difícil distribuir nuestros ingresos, planear un viaje, pagar nuestras deudas o invertir en algo rentable, ya que los precios, que eran una referencia para asignar nuestro presupuesto de la mejor manera posible, están distorsionados. Ahora bien, sí ya entendimos este concepto, podemos mencionar que hoy en día la inflación ha trastocado todos los sectores y un gran número de países, generando una incertidumbre entre los diversos gobiernos, los organismos internacionales y los empresarios.

La pandemia provocada por Covid-19 en 2020, la crisis climática y los crecientes precios del sector energético, así como las tensiones diplomáticas entre distintos países, se han entrelazado para establecer uno de los escenarios más catastróficos en el ámbito económico de la época moderna; y es que es casi un hecho que muchos de nosotros nos tocara enfrentar un alza de precios. Actualmente la crisis tiene que ver con los precios, ya que el índice mantenido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura está alcanzando un pico sin precedentes.

Las referencias son contundentes, el comportamiento que están teniendo los mercados internacionales es una señal de alerta, pues se anticipa lo que desde hace algún tiempo venían proyectando organismos multilaterales, ya que advertían que el mundo estaba muy cerca de una recesión, que tendrá como consecuencia un reacomodo de los bloques y de los sectores económicos. Actualmente en México ya estamos sintiendo los estragos del alza de los precios, basta con ir al supermercado y realizar las compras cotidianas, si comparamos un comprobante de compra de hace dos años con el actual, nos daremos cuenta que la inflación ya es una realidad; cabe mencionar que en la primera quincena de junio de 2022, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció 0.49 por ciento respecto a la quincena anterior; con este resultado, la inflación general anual se ubicó en 7.88 por ciento, el nivel más alto desde la primera quincena de enero de 2001, de acuerdo con la información publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Con la actual incertidumbre que estamos viviendo en todo el mundo y ante la recesión económica que estamos enfrentando, lo que es recomendable desde casa, sería pagar las deudas, ahorrar, y diversificar las fuentes de ingreso, si bien es cierto el gobierno deberá encargarse de los problemas macroeconómicos que se avecinan a través de las políticas fiscales y políticas económicas, desde nuestro plano individual cuidando nuestra microeconomía será más “fácil” superar esta crisis económica para todo el país.

Comparte en:

Versión impresa