IRZA
Zumpango, Gro. La empresa Equinox Gold se fijó como meta extraer 160 mil onzas de oro de la Mina Los Filos, en el vecino municipio de Eduardo Neri, donde tiene dos operaciones a tajo a cielo abierto y tres más de manera subterránea, pero es menor a la máxima producción que alcanzaron del 2011 al 2013, cuando extrajeron 400 mil onzas de oro anuales.


Este viernes los directivos de la compañía minera que mantiene operaciones en Estados Unidos, Brasil y México (una en Guerrero en el proyecto Los Filos-Bermejal y la otra en Sonora), invitaron a reporteros a un recorrido a los centros de extracción de oro en el municipio de Eduardo Neri.


Los centros de operaciones comerciales, están rodeados de las comunidades de Mezcala, Carrizalillo y Xochipala, en un punto conocido como La Franja de Oro en Guerrero.


Se montó una exposición de los trabajos de operación de esta mina, donde se explicó que actualmente están trabajando en dos puntos de extracción de oro a tajo a cielo abierto en los puntos conocidos como El Bermejal y Guadalupe, además de que hay tres puntos más de extracción subterránea.


En este lugar trabajan de manera directa 2 mil 300 personas, en un complejo de unas 500 hectáreas de donde extraen el mineral, lo procesan y producen lingotes de oro; en total son unas 2 mil 600 hectáreas que rentan a los ejidatarios de las tres comunidades en mención a los que se les paga una anualidad que no revelaron, por “cuestiones de seguridad”.


El director de Asuntos Internos y Sustentabilidad de Equinox Gold, Carlos García Drogett, explicó que la meta de producción para este año es de 160 mil onzas de oro.


El año pasado la meta que establecieron fue de 140 mil onzas y lograron obtener una producción de 144 mil onzas de oro. Este año pretenden producir 160 mil onzas, “que lamentablemente no es mucho”, estimó.


Recordó que Equinox Gold llegó a producir durante tres años consecutivos, 2011, 2012 y 2013, “400 mil onzas anuales; ahora como pasa con todos los yacimientos hay ciclos que es como una campana y el tiempo bueno funcionó bastante bien; tenemos equipos que son más viejos, leyes que son más bajas, las distancias de transporte desde donde se saca el mineral son más largas, va creciendo la ruta para obtener el mineral y tenemos que mover mucho más y eso impacta”.


Reveló que “otro parámetro que nos juega a favor o en contra es el precio, como es un comodity, nosotros no fijamos el precio, lo coloca el mercado y hace dos o tres meses estábamos en un precio de mil 850 dólares la onza de oro y hoy día estamos alrededor de los mil 600 dólares por onza; la forma de competir es por medio del costo y es lo que estamos tratando de hacer para mantener la proyección de producción”.


El directivo también habló de la inseguridad y la violencia en Guerrero, pero en particular en esta zona de la entidad donde existe la presencia de grupos del crimen organizado y dijo que han sorteado este tema “con una excesiva prudencia, (porque) sabemos que el sector tiene sus complejidades”.


García Drogett refirió que “por disposiciones corporativas y como empresa que tasa en Bolsa, nosotros por nuestros códigos de ética y de conducta empresarial no podemos negociar con grupos que disten de la legalidad, con grupos terroristas, con traficantes de armas no, nosotros no podemos, y por eso reitero que con un exceso de prudencia tenemos que manejar esta situación”.


Indicó que eso les ha permitido operar en esta mina, “con el mínimo de problemas, sí, pero podemos operar y dar trabajo; la importancia de esto es dar trabajo directo e indirecto que beneficia a nuestro entorno inmediato, al estado y a la nación”.


Descartó que sufran de extorsión o cobro de piso. “No, directamente no, por las directrices de una empresa que tasa en una Bolsa, no podemos caer en eso, juega en el precio de la acción de cada empresa si se llegara a conocer que eso sucede, y eso genera una mala reputación, y no solo eso, los temas ambientales también juegan en contra, acabamos de certificarnos como empresa limpia, recertificamos el manejo de cianuro, estamos cumpliendo con esas cosas que nos ayuda a ser mejores y hacer las cosas de mejor forma”.


Informó que Equinox Gold y los ejidatarios de esas tres comunidades revisan anualmente el convenio de la renta de sus tierras. “Sin temor a equivocarme lo que se paga por hectárea de tierra en renta es la más alta en América y no quiero transparentar cifras por un tema de seguridad, este convenio está vigente hasta el 2025 y se vuelve a renegociar; estamos rentando 2 mil 600 hectáreas, aproximadamente y estamos trabajando o impactando directamente en unas 500 hectáreas”.


Respecto a la vida de la mina Los Filos, dijo que “en las condiciones en que está, sin hacer inversión, tiene un horizonte de vida de 5 a 6 años, pero si se hacen inversiones podría fácilmente duplicar lo que llevamos trabajando, otros 15 o 16 años de lo que estaría seguro extraer, y para hacer inversiones se debe tener seguridad de que tendremos operación continua, no soportamos tener interrupciones que no nos permitan trabajar, si no produce no vende, no hay ingresos”.


Sostuvo que la operación del proyecto impacta económicamente en todos los niveles, “desde el punto de vista de los impuestos federales, estatales y municipales que se pagan por la actividad minera del país, la derrama económica que se genera como empresa solo por concepto de pago de renta de tierras es de varios millones de dólares anuales. Lo que generamos de empleos directos e indirectos, de proveedores de servicios casi el 76 por ciento son proveedores locales que se han ido asentando desde hace 15 años en 2006 y 2007, hay proveedores de servicios de transporte que genera a la gente un impacto económico en su familia”.


Agregó que como corporación con minas en Canadá, Estados Unidos, Brasil y en México, “queremos situarnos dentro de las empresas top 5, ese es el objetivo a mediano plazo, queremos ser el primer productor de oro de las Américas, es un esfuerzo y desafío bastante grande en el fondo”.


En el recorrido se explicó que por concepto de pago de la renta de la tierra a los ejidatarios, de convenios de colaboración social, sueldos de las personas que laboran en la mina (se calcula que son 800 habitantes de esos poblados aproximadamente), se han pagado a Mezcala 800 millones de pesos, a Carrizalillo 550 millones y a Xochipala, que recién se incorporó, 58 millones.


Además que en la zona se han invertido 5 millones de dólares en la restauración de 121 hectáreas donde se ha recuperado la flora y fauna que había antes que iniciara la extracción de oro en la zona.

Comparte en:

Versión impresa