Rogelio Agustín

Chilpancingo, Gro. La Dirección de Protección Civil y Bomberos en la capital del estado, tienen detectadas a 3 mil 80 familias que viven en zonas consideradas de alto riesgo, por lo que en momentos de intensas precipitaciones su integridad se encuentra en peligro y por lo tanto, deben salir del cauce de barrancas y laderas de cerros.

Pedro Barrera, director de bomberos en Chilpancingo, señaló que en la cabecera y varias de las comunidades cercanas, se ha detectado que muchas familias permanecen en zonas donde el cauce de agua crece y las laderas de los cerros se reblandecen.

Indicó que se trata de focos rojos en los que ya se han tenido problemas, como la barranca de Las Calaveras y la de Chuchululuya, entre otras que se monitorean de manera permanente para evitar que la situación se salga de control.

A todas las familias que se encuentran en esas zonas ya se les notificó, hasta el momento se tiene un registro de 2 mil 80 oficios entregados, de los que nadie se ha negado a firmar de recibido, pero tampoco han querido salir.

El problema no es solo en la capital, también en las comunidades que corresponden a la zona suburbana y rural.

Recordó que hace algunos días se registró una tromba en la zona del Valle del Ocotito, donde se inundaron 11 casas y dos bardas, además de que se afectó la barda perimetral del Colegio de Bachilleres, ubicado cerca de la Autopista del Sol y del parque industrial.

Pidió a la población permanecer alerta y buscar el contacto con las autoridades en caso de que se presente una contingencia natural, para evitar que la integridad de las personas quede en riesgo.

Comparte en:

Versión impresa