Por: Alejandro Gómez Sotelo


Taxco, Guerrero, Julio 25.- El propietario de la empresa Industrial Minera México (Grupo México), Germán Larrea Mota Velasco, tiene un coraje, resentimiento y una obsesión enfermiza por destruir al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y para ello gastó del 2006 al 2010 más de 4 mil millones de dólares, con los cuales corrompió a jueces, magistrados, abogados y traidores a la lucha metalúrgica, aseguró el senador y líder moral de los mineros del país, Napoleón Gómez Urrutia.

Al visitar Taxco para respaldar a los mineros de la Sección 17 que a finales de julio estarían cumpliendo 15 años de huelga legal, el legislador federal de Morena acusó a Grupo México de generar actos de extorsión, chantaje y presión hacia el gobierno a cambio de favores políticos en busca de nuevas concesiones, pero también para alargar los conflictos sindicales y no reconocer lo que en justicia y derecho corresponde a los obreros y el gremio sindical del país.

Gómez Urrutia sostuvo que Mota Velasco padece de un “complejo absurdo” y prefiere seguir gastando miles de millones de dólares en los embates hacia el sindicato nacional minero y no aceptar la legalidad de las huelgas en los yacimientos de Taxco, Guerrero; Sombrerete, Zacatecas y Cananea, Sonora, “los obreros y sus familias tienen todos los merecimientos, pero la empresa está obsesionada en atacar al gremio”.

El congresista consideró que el empresario minero pudo gastar otros 4 mil millones de dólares del 2010 a la fecha, para contratar a por lo menos 30 despachos jurídicos de los más caros del país y firmas de abogados internacionales, con la finalidad de prolongar las huelgas y negar la razón a los obreros, cuando pudo ocupar ese dinero en la solución de los conflictos mineros y reconocer los contratos colectivos de trabajo.

Sostuvo que no existen motivos para temerle a Germán Larrea, en virtud de que el gobierno mexicano tiene toda la fuerza e instrumentos legales para actuar, sin embargo, el empresario ha adoptado una dinámica de chantaje y amenaza con retirar sus inversiones de México en caso de que no obtener favores políticos, así como convencer a otros corporativos de que se lleven su dinero a otros lugares del mundo.

Napoleón Gómez Urrutia fue claro en señalar que gobiernos federales anteriores tuvieron elementos legales para resolver las huelgas mineras del país, pero extrañamente no lo hicieron y puso como ejemplo que la empresa minera no resiste una auditoría ambiental, fiscal y laboral, debido a que en todos lados contamina, derrama tóxicos, daña al entorno ecológico y sería muy fácil sancionarlos, además de que evade impuestos en muchas maneras y no respeta los derechos de los trabajadores.

Puntualizó que ni la empresa ni el gobierno tienen derecho a desconocer los sindicatos y bajo esa premisa, anticipó que no esperarán otros 15 años para que se resuelva la huelga minera de Taxco y por lo tanto buscarán una salida lo más pronto posible, porque ha sido mucho tiempo donde los obreros no cobran su salario, “es indignante e inmoral la actuación de Grupo México; es por arrogancias y no por dinero que no se soluciona el conflicto”.

Al senador morenista le acompañaron el dirigente de la sección 17 de mineros, Roberto Hernández Mojica; el alcalde de la ciudad, Mario Figueroa Mundo; la regidora Obdulia Naranjo Cabrera y obreros taxqueños.

Comparte en:

Versión impresa