Por Rogelio Agustín
Chilpancingo, Gro. La Fiscalía General del Estado (FGE) confirmó que el asesinato del ex fiscal regional, Marco Antonio Contreras Meléndez y del ex agente del Ministerio Público de Iguala, Jesús Emanuel Sandoval fue consecuencia de un ataque directo, del que ya se tienen varias líneas de investigación y “no se descarta ninguna”.

Ramón Celaya Gamboa, vicefiscal de investigación de la FGE, confirmó que ya existe una carpeta de investigación abierta a partir de los hechos registrados la noche del jueves en la colonia Valle Dorado, ubicada cerca del Palacio de Gobierno.

Dijo que se trató de un ataque directo que dejó como saldo dos personas muertas, las que indicó, ya no tenían relación laboral con la FGE.

A pregunta expresa, dijo que Emanuel Sandoval dejó de trabajar en la dependencia en febrero del presente año, pues fue separado del cargo por incurrir en “incosnsistencias” registradas en el desempeño de sus funciones.

Hasta febrero pasado, Manuel era agente del Ministerio Público de Iguala de la Independencia.

En el caso de Marco Antonio Contreras, destacó que terminó su relación con la FGE el 16 de mayo pasado, tras presentar una renuncia de manera voluntaria.

Ambos ex funcionarios murieron cuando llegaban al hospital general Raymundo Abarca Alarcón, el vicefiscal se abstuvo de emitir detalles sobre el caso, pues señaló que las indagatorias ya están en curso.

A pregunta expresa, negó que haya despidos injustificados en la FGE, aunque sí se han generado movimientos derivados de incosnistencias en el desempeño de sus funciones, incluso en algunos casos existen denuncias penales.
Lo que está en marcha, refirió que es un proceso de depuración reclamado por la misma sociedad, que ha estado denunciando la existencia de muchos vicios al seno de la FGE.

Comparte en:

Versión impresa