Servicios AINI
Estados Unidos. El mexicano Pato O’Ward (Arrow McLaren) se llevó la victoria en la segunda carrera de la IndyCar en el óvalo de Iowa disputada este domingo luego de meterse en la lucha de los tres primeros en el arranque de la competencia, en lo que significó la prueba número 12 de la campaña.


Desde el arranque se dejó ver que O’Ward tenía el potencial para pelear por el podio al saltar de la séptima posición al tercer lugar atacando por el exterior del óvalo, esto mientras los monoplazas de Penske del australiano Will Power y el estadounidense Josef Newgarden se escapaban en las primeras dos posiciones.


Newgarden tomó la cima de la competencia en el primer tercio de la carrera e implantó una gran ventaja sobre O’Ward y Power, segundos y tercero de la carrera.


La victoria parecía en poder del estadunidense hasta la vuelta 236 cuando perdió el control de su Penske, al parecer por una falla mecánica, proyectándose contra el muro. El accidente no tuvo consecuencias físicas sobre el piloto, pero su monoplaza quedó destruido en un momento donde O’Ward ocupaba la segunda posición.


El originario de Monterrey ascendió al liderato y en las últimas 50 vueltas, tras el reinicio final, se encaminó para obtener una ventaja de cuatro segundos sobre Power y conseguir así su segunda victoria de la temporada; mientras que Scott McLaughlin completó el podio.


Luego de la carrera, el piloto mexicano dijo que la clave de la victoria había sido la penúltima detención en pits donde lo pusieron entre los Penske.


El regiomontano expresó que este resultado llega en un momento clave para el campeonato porque avanza a la quinta posición de cara a las últimas cinco carreras del año.

Comparte en:

Versión impresa