Sin duda, existen varios factores que influyen a la hora de determinar el favoritismo que rodea a un determinado equipo sobre su rival, caso que se repite en cada partido. Más allá de la subjetividad presente en el apostador o en los datos duros donde se apoya la decisión, lo cierto es que el objetivo final es determinar cuáles son los factores determinantes para prever quién ganará al final del partido, con lo cual, implícitamente se define un favorito. Si quieres ser un ganador visita https://topcasinos.mx/juegos-de-casino/.

Comúnmente algunos de los factores que influyen a la hora de dar a conocer a un favorito a partir de los equipos que se enfrentarán en el siguiente partido son: la localía, los últimos resultados de cada uno, los días de descanso entre sus últimos partidos, el hecho de poder contar con sus mejores jugadores, así como y que estén en buen estado físico. Según un estudio realizado durante la temporada 2017-2018 de la primera división de futbol de España, se pudo observar una interesante tendencia, la cual arrojaba como favoritos a los cuadros locales en la mayoría de los casos. En total, la investigación calculó que en el 72 % de los partidos, a los anfitriones se les colocó esa etiqueta. Conoce juegos novomatic gratis.

Del mismo modo, dicho estudio concluyó que en el 58.8% de las ocasiones donde el equipo local partía como favorito, efectivamente terminó alzándose con la victoria. Por su parte, cuando al visitante se le asignaban las preferencias, éste obtuvo un porcentaje de victoria muy similar al caso anterior, alcanzando un 59%. 

Con base en el caso anterior se puede afirmar que las casas de apuestas encargadas de determinar al favorito para cada cotejo manejan adecuadamente el valor de sus cuotas. Sin embargo, aquí también existe la afición por apostar a favor del hándicap, que es la condición donde se supone una desventaja alrededor de un equipo. Dicho de otro modo, es la modalidad de la cual se valen los centros de juego utilizan para equilibrar las posibilidades de victorias de ambos contendientes. Incluso, en algunos casos se recurre a esta variante con el fin de evitar los empates.

De conformidad con lo anterior, un buen número de apostadores han desarrollado una cultura de juego en el que se tiene la firme intención de retar a las probabilidades apostando en favor del equipo menos favorecido para aprovechar las cuotas altas. No obstante, como en toda apuesta, ello implica un riesgo, así como un ineludible factor de azar, lo cual da como resultado el aumento de las emociones por el partido donde se ha apostado.

Esta es tan solo una de las estrategias utilizadas por los apostadores dentro de un basto universo de recursos desarrollados para una situación determinada a partir de los momios establecidos por las casas de apuestas, ya que, debe tenerse muy en cuenta que la casa es la encargada de organizar y dirigir las operaciones realizadas durante el transcurso de los partidos. Por lo tanto, se requiere de un pleno conocimiento del mundo deportivo y de un correcto manejo estadístico para que así, tanto el establecimiento como los jugadores se beneficien mutuamente a partir de las competencias físicas. 

Comparte en:

Versión impresa