La enfermedad del alcoholismo es progresiva, incurable, contagiosa, mortal, es física, emocional, mental y espiritual, está perfectamente ligada a la personalidad, el alcohólico activo o en borrachera seca, es mecha corta, extremadamente explosivo, agresivo, ofensivo, hiriente, hostigador y rencoroso, vive en el pasado, es un tipo ególatra, narcisista, lengua de hacha, en un segundo, con su lengua hace trizas a cualquiera, su lengua propiamente es un bisturí, es sarcástico, burlón, crítico, juega muy bien el papel de víctima, cuando él es propiamente el victimario, es, obsesivo, terco como una mula y no hay poder humano que lo saque de sus cabales, no acepta la crítica, él es don perfecto, el dueño de la verdad y la razón, es muy hábil para manipular, es todo un experto en el chantaje emocional, es el rey de las mentiras, mitómano, un gran actor, dramatizado, es capaz de llorar y aspirar a ganarse el Oscar de la Academia, carece de humildad. Las dimensiones de su soberbia son enormes, es un ser conflictivo, le encanta lavarse las manos y es especialista en culpar a otros, el perfil del alcohólico lo distinguen varios dichos.- Como amigo tengo defectos, como enemigo, soy casi perfecto. Porque lo digo yo y punto.- Todos son una bola de corruptos, vende patrias.- Así era en el pasado, ahora no. Emocionalmente es un ser inestable, hipersensible, que si le avientas un cuatro, agarra un ocho y sus adversarios, son muchos y para todos tiene calificativos y descalificativos, claro, que es un hombre sin palabra, así como dice una cosa, hace otra, si encuentras alguna semejanza de este perfil de un alcohólico con López Obrador, te darás cuenta del porque el mismo extermino con la embestidura presidencial.

Un huracán rugiente

El hombre que ostenta el mayor poder del país, desde el Palacio Nacional, en casi 4 años de gobierno, ha dado una clara muestra de su perfil emocional, una de sus habilidades es poner apodos y sobrenombres a sus adversarios, argumentando que son neoliberales, no enemigos, dice, sino personajes que se hacen acreedores a recibir el odio y el mar de resentimientos del primer mandatario, como son los casos de periodistas, entre ellos, Loret de Mola y Carmen Aristegui, para él, estos y otros más comunicadores, son corruptos que hicieron sus fortunas protegiendo a funcionarios corruptos del pasado, ha descalificado a los médicos, a los mexicanos de clase media, sin medida ha criticado a los que se han superado en el extranjero, ha atacado a la UNAM, a la comunidad científica, a los cineastas, su boca, él lo dice, no es bodega y destila su veneno contra quien sea, españoles, gringos, manejando un lenguaje propio de barbaján, vulgar, burlón, por demás sarcástico, es Gabino Barrera, no entiende razones y al ritmo que lleva, el cúmulo de personas que no están de acuerdo con su política conflictiva, tarde que temprano le darán la espalda, a últimas fechas les echó bronca, crítica y adjetivos a los religiosos y a la comunidad judía, todos son intentos y promesas de campaña, son un rotundo fracaso en todos los rubros, el país sufre una de sus peores crisis en su historia, las muertes por Covid, como los feminicidios y los asesinatos dolosos, son una vergüenza nacional, el esquema de salud se quedó en la calle, como el desabasto de medicinas, se ha burlado de los padres de niños con cáncer, la inseguridad está a disposición del hampa, son los carteles, refugio de terroristas y malhechores que encuentra un gobierno, con miedo e inepto de aplicar la justicia, la corrupción aflora en las cárceles donde todo cuesta, aflora en las aduanas, terrestres, puertuarías y aéreas, aflora en las adquisiciones donde dan contratos sin licitación, tazando un 40 por cieno extra para gratificaciones, tanta cantaleta para nada, del proceso electoral que tanto críticó, ahora es un magnifico promotor de todas las violaciones habidas y por haber a la Ley Electoral, a López Obrador, le pasó como el viejito que persiguió a la muchachita por años y ya que la alcanzó, ahora no sabe para qué.- LA CORRUPCION AFLORA A TODOS LOS NIVELES Y EN TODAS PARTES.-

Su majestad, el bebé eterno, cualquier similitud, es mera coincidencia

Tienen una profunda necesidad de ser aceptados y muchas veces pierden su identidad al esforzarse por caerle bien a todo el mundo. 2. No soportan que se les critique ni que se les señalen sus errores, inmediatamente se ofenden y se enojan con la persona que se atreve a señalarles algo. 3. Comúnmente son personas muy solitarias a pesar de que mucha gente los quiere y los busca. 4. Son muy quejumbrosos y acostumbran culpar a los demás por lo que les sale mal. 5. Juzgan la vida en términos absolutos y extremosos: O es negro o es blanco, o está bien o está mal. 6. Viven en el pasado y con mucho miedo al futuro. 7. Sueñan con grandes proyectos en su vida (amorosos, económicos, sociales, etc.), pero tienen una gran incapacidad para realizarlos. 8. Se obsesionan por el dinero y por las cosas materiales. 9. No toleran estar enfermos, ni que sus seres queridos sufran alguna dolencia o enfermedad. 10. Creen firmemente que las reglas, normas y leyes son para todo el mundo, no para ellos. 11. Muchas veces se vuelven adictos a las emociones fuertes, les gusta la vida llena de riesgos, y no están a gusto a menos que estén causando problemas a los que los rodean. 12. Tienen una muy baja capacidad para tolerar la frustración que les produce el que las cosas no salgan como ellos quieren. 13. Tienen capacidad para ser muy buenos actores y mostrar toda la gama de sentimientos y emociones posibles, sin vivirlos realmente. 14. De alguna manera tratan siempre de ser el centro de atención en cualquier lugar, incluyendo el hogar familiar. 15. Casi siempre sienten que sus padres trataron mejor algún hermano o hermana, y no a ellos. 16. Normalmente son impredecibles y no se sabe cómo van a reaccionar. 17. Tienen muchas dificultades para expresar sus verdaderos sentimientos y una gran habilidad para ocultarlos o transformarlos. 18. Son muy celosos y posesivos. 19. Son muy sensibles para detectar los verdaderos sentimientos de los demás. No es fácil engañarlos. 20. Les desagrada aceptar y entender que sus actitudes tienen consecuencias sobre sí mismos y los demás. 21. Aprenden poco o casi nada de sus propias experiencias. 22. No tienen metas claras en su vida y se les dificulta trazarlas. 23. Cuando tienen problemas, los niegan, les sacan la vuelta, o se burlan de ellos. 24. No saben esperar. 25. Normalmente son envidiosos. 26. Son egoístas. 27. Son crueles con las personas que más quieren. 28. Son dependientes de los demás y no les agrada aceptarlo. 29. Pregonan cosas sobre sí mismos que poco o nada tienen que ver con su realidad (Siente y creen, que son muy valientes, sexualmente muy potentes, siente, creen, cosas así).

El 24, más de lo mismo

Ante una oposición dormida, el triunfo electoral de Morena, está garantizado, el próximo presidente dará seguimiento al hundimiento de México, la reconstrucción nacional, está muy lejos, es meramente, imposible.- ernestosalayandia@gmail.com

Comparte en:

Versión impresa