opinion


Por: Alejandro J. García Delgado

Médicos, obesidad y COVID

Tercera llamada


Fecha Publicacion:  sábado, 26 de septiembre de 2020 - 01:26:00 -- Fecha Actualizacion viernes, 25 de septiembre de 2020 - 23:25:25

Hace unas semanas se dio a conocer que, según reportes de algunas Organizaciones No Gubernamentales, México es el país con más defunciones en el personal de salud asociado a COVID-19, con más de 1320 decesos confirmados, estando por debajo Estados Unidos, Reino Unido y Brasil, sumando a nivel mundial más de 7 mil trabajadores de la salud muertos por la infección del actual coronavirus.

Particularmente en México, se reportó que, del personal de salud infectado, el 42% han sido el personal de enfermería, 27% médicos y 31% otros trabajadores (como técnicos, asistentes, intendencia y mantenimiento). 

Las causas asociadas a estas cifras son obvias y esperadas. Primero la exposición más frecuente al virus, porque las personas enfermas acuden a recibir asistencia médica ante cualquier síntoma sospechoso de COVID, los ya confirmados y complicados, pasan semanas dentro un hospital, durante una etapa de alto contagio; todo esto a pesar de las medidas de precaución tomadas, pues el tiempo y la frecuencia de exposición a enfermos con COVID-19, nos hace más susceptibles a contagiarnos. 

El desabasto de material de equipo de protección personal es el otro gran problema, pues en muchos hospitales, y de eso soy testigo, no se ha dado el material suficiente para la seguridad del personal de salud. 

En fin, esa es la responsabilidad que el hospital tiene con sus trabajadores, pero además, está la responsabilidad que nosotros mismos nos debemos. No sé cuál es la sorpresa, cuando México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en obesidad y el primero en obesidad femenina, además, en las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición de los últimos años, han encontrado que más del 70% de la población mexicana tiene sobrepeso u obesidad, un dato tristemente alarmante.

Los números preocupantes no terminan ahí, ya que la población del personal de salud no escapa al estilo de vida general, de la obesidad y las enfermedades relacionadas como diabetes e hipertensión. En algunos estudios hechos aquí en México, los médicos y sus pacientes tienen un grado similar de sobrepeso, obesidad  y obesidad abdominal; algo bueno es que, en análisis por género, las médicas tuvieron mayor porcentaje de índice de masa corporal normal y de cintura menor de 80 cm. También resulta que los médicos mostraron valores más altos en la presión arterial, en comparación con sus pacientes. 

Todo parece indicar que los médicos somos poco conscientes de nuestra salud, que tenemos los mismos problemas de salud que nuestros pacientes, pero más riesgo de morir al ser más frecuente y tener mayor exposición al virus causante de la actual pandemia, porque, como dice el dicho, “no hay peor paciente que un médico”. 

Entonces, esa conciencia de cuidados preventivos y control de comorbilidades, debería iniciar por nosotros. Ahora que mucho personal de salud con factores de riesgo (edad, obesidad, hipertensión, diabetes, tabaquismo, etc.) se encuentra confinado por la pandemia, ojalá que estén haciendo algo para que, a su regreso, esos riesgos de poder complicarse si se infectan por COVID-19, sean menores y evitemos seguir acrecentando esas estadísticas que mucho dan de qué hablar.

 Contáctame a: [email protected]


Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO