opinion


Por: José Rodríguez Salgado

Medalla Belisario Domínguez

Presencias y Evocaciones


Fecha Publicacion:  viernes, 8 de octubre de 2021 - 03:25:00 -- Fecha Actualizacion viernes, 8 de octubre de 2021 - 03:50:21

En memoria de mi maestro Andrés Henestrosa,

Galardonado con esta distinción en 1993.

Cuando estas líneas salgan a la luz La Cámara Alta del Poder Legislativo estará haciendo los preparativos para honrar a dos ilustres ciudadanos con la máxima Presea que otorga el Senado de la República a distinguidos ciudadanos que han entregado los mejores frutos de su saber al destino de la Nación. Me refiero al doctor Manuel Velasco Suárez (Pos Morten) y a la licenciada Efigenia Martínez, perteneciente a este Cuerpo Legislativo, cada uno en su campo han contribuido a la grandeza de este país.

Conviene recordar que fue el presidente Adolfo Ruiz Cortines quien propuso crear un reconocimiento a los personajes emblemáticos que “se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra Patria o de la humanidad”. El decreto respectivo fue expedido el 3 de enero de 1953. Se honra así la memoria del ilustre médico chiapaneco Belisario Domínguez Palencia, Senador por el Estado de Chiapas, quien mostró carácter y valor civil indescriptibles al oponerse al feroz régimen castrense de Victoriano Huerta, asesino del apóstol de la democracia Francisco I. Madero.

El prócer chiapaneco vio la primera luz en Comitán, el 25 de abril de 1863. Fueron sus padres el señor Cleofas Domínguez y la señora María del Pilar Palencia. Pertenecían a la sociedad acomodada de la región y con un perfil de “buena clase”. Sus paisanos lo estimaban y siempre lo distinguieron con respeto y un trato cercano y cordial. Admiraban su espíritu solidario y credo liberal, progresista y valiente, heredero de la estirpe Domínguez, encabezada por su abuelo que había fungido como vice gobernador de la entidad y encargado del despacho en ausencia del titular don Joaquín Miguel Gutiérrez. Realizó sus primeros estudios en su lugar natal y la preparatoria del Instituto Literario y Científico del Estado, que funcionaba en San Cristóbal de las Casas.

En 1879 realiza su educación superior en Paris, Francia, en donde permaneció 10 años, tiempo suficiente para tomar contacto con los más selectos espíritus de avanzada que luchaban por las causas de la libertad y la democracia. Ya como médico cirujano y partero regresa a México. Arribó con ideas novedosas que aplicó en la práctica de la profesión a la que imprimió un verdadero servicio social en favor de la población marginada.

De su matrimonio con la señorita Delfina Zebadua Palencia, nacieron 4 hijos: Matilde, Hermila, Carmen y Ricardo. Al agudizarse los problemas en el país y ante la inminente reelección del dictador Porfirio Díaz Mori, don Belisario fundó el periódico “El vate”, en donde combatió a don Porfirio. El doctor Héctor R. Olea, su principal biógrafo relata, que don Belisario empleaba un lenguaje directo para “llamar las cosas por su nombre”. Fue un digno correligionario de los hermanos Flores Magón, Librado Rivera, Alfonso Cravioto y Antonio Díaz Soto y Gama. Fundó en Comitán un club democrático y comenzó participar en las lides electorales. Se desempeñó con éxito como presidente municipal de su ciudad.

En 1910 su fama de funcionario probo trascendió las fronteras de Chiapas, por su modestia, firmeza de principios, limpia conducta cívica, proclive a hacer el bien y actuar con mesura. En ese mismo año como resultado de los comicios del 3 de julio fue electo Senador Suplente de Leonardo Gout, amigo y correligionario de luchas e ideales. Pronto asume la titularidad en el escaño senatorial y destaca como gran expositor y dueño de la tribuna, desde donde fustigó con valiente expresión los desaciertos del régimen usurpador de Huerta, algo verdaderamente inédito y atrevido para esos tiempos. No se le perdonó su independencia de criterio y fuero constitucional fue letra muerta para seguir el camino del patriota Francisco I. Madero.

La medalla que lleva su nombre es un circulo de oro con su busto y a los lados la leyenda “octubre 7, por encima Belisario y por debajo Ennobleció a la Patria”. La presea ha sido entregada desde su creación a 69 mexicanos, 8 de ellos de manera póstuma. El dictamen corresponde a una Comisión integrada por 8 miembros, todos ellos Senadores. Dos guerrerenses el doctor Ignacio Chávez Sánchez y José Inocente Lugo, cada uno en su tiempo, recibieron tan relevante distinción.

Quiera la vida que las nuevas generaciones tengan presente que con el ejemplo de estos patriotas “hay vidas que alumbrar”.

Octubre 7 de 2021.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO