Viruela símica – Don Chimino

Por: David Flores Botello

VIRUELA SÍMICA, EMERGENCIA SANITARIA. – Antier, Estados Unidos (EU) declaró emergencia sanitaria por la presencia de la viruela del mono en ese país que lleva hasta el momento más de seis mil 600 casos, pero los expertos creen que puede haber muchos casos más porque a veces hay muy pocos síntomas, el estado ya aplicó alrededor de 600 mil dosis de la vacuna aprobada en su momento contra la viruela humana de nombre Jynneos y que está siendo utilizada para prevenir la también llamada viruela símica. Debido a que ya se presentó en más de 80 países, en México se ha considerado urgente reforzar las medidas de prevención y contención para evitar la propagación del virus y se registren brotes de mayores consecuencias, la propagación es a través del contacto directo entre personas o por la vía de micropartículas respiratorias que se pueden transmitir al toser o al estornudar. La viruela símica es una enfermedad que se autolimita, puede durar de 14 a 21 días, y aunque tiene niveles muy bajos de mortalidad es importante detectar oportunamente los casos para proceder a su aislamiento, monitorear a los contactos y evitar que el virus se siga propagando. Se debe evitar el contacto cercano con personas infectadas, evitar tocar objetos o materiales infectados, no compartir alimentos ni utensilios de cocina, lavarse las manos con regularidad, utilizar el estornudo de etiqueta, el uso correcto del cubrebocas y no compartir toallas ni ropa de cama. Alrededor del 99 % de los casos en Estados Unidos se han registrado en hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres según informó el departamento de salud y que se han entregado unas 14 mil dosis de antiviral que se había desarrollado contra la viruela, el tecovirimat. De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud) los grupos vulnerables para esta infección son los recién nacidos, los niños pequeños, las mujeres embrazadas y las personas con sistema inmunológico débil. Es importante saber que todas las personas estamos en riesgo de contraer el virus porque se transmite por el contacto directo de persona a persona principalmente a través del fluido de las lesiones vesiculares de la piel, por la saliva y por el acercamiento estrecho en las relaciones sexuales, sin que daba considerarse que se trata de una enfermedad de transmisión sexual. En EU se está aplicando la vacuna JYNNEOS en personas inmunocomprometidas y mujeres embarazadas, esta vacuna es la que ha demostrado mayor eficiencia contra la viruela del mono, es la más segura y presenta menos efectos secundarios mientras que la vacuna ACAM2000 se aplica a la población en general. En nuestro país, un comité de expertos en vacunación está evaluando la adquisición de vacunas para aplicarlas en población de riesgo. Los síntomas son fiebre de inicio repentino, dolor de cabeza, agotamiento, inflamación de los ganglios linfáticos, debilidad profunda, lesiones en la piel en forma de ampollas que pueden ser planas o elevadas, llenas de líquido amarillo que después forman costras.

DON CHIMINO. – Alfredo seguía paticándonos, sin prestar oyidos a nuestros reclamos de que ya terminara de decirnos qué ´bía pasado con Nancy y Enriqueta… –El pasillo desde la entrada de la catedral de Nuestra Señora del Refugio hasta el altar es largo, había como 30 bancas a cada lado. Después de que entró el cura le siguió Nancy del brazo de su hijo, atrás de ellos Enriqueta y yo que, algo nervioso, intentaba desviar la mirada tanto de Nancy que parecía me marcaba el paso con su andar saleroso como de Enriqueta que, prendida de mi brazo, a cada paso que daba, se balanceaba para uno y otro lado haciendo como olas con sus pechos, mejor fijé la mirada en las coronas que portaban las imágenes de Nuestra Señora del Refugio y del hermoso niño entre sus brazos que se encuentran en la parte más alta y al centro del retablo, atrás del altar, iba como robot con tal de no tener tentaciones. Enriqueta me jaló del brazo porque por poco me sigo de frente, me sonrió y me indicó la primera banca del lado derecho donde de pie Nancy miraba el resto del cortejo que iba entrando: los padrinos, las damas de honor y detrás de ellas un grupo de pajecitos y meninas arrojaban pétalos de rosas blancas que llevaban en unas canastitas redondas, formando una especie de alfombra ante el paso de la radiante y hermosa novia que del brazo de su orgulloso padre sonreía a uno y otro lado. A Enriqueta, en la primera banca a la izquierda del pasillo y a Nancy, se les rodaron las lágrimas cuando después de darle un beso en la frente un también lloroso padre entregó su hija a Richard que con una gran sonrisa recibió a Caprice al pie del altar. –“¡Con una chingada!, con todo respeto para todos, (etsclamó mi compa Vitorio parándose casi como de brinco de su silla), pinchi Alfredo, deja de estarnos contando tanto detalle y dinos ya ¿en qué quedó todo? Vas a querer platicarnos hasta del sermón que les dio el libidinoso padrecito ese, ya mano, ya es bien tarde, mi vieja Salomé dice que ya me vaya para Tuxpan y aunque mi compa Chimino, que me va a llevar hasta allá no está bebiendo, de todos modos es peligroso el camino” Cuando oyí eso me entró mieditis, no tanto por lo peligroso del camino sino porque no me sentía bien, no estaba en condiciones de manejar, el zumbido de oyidos seguía, sentía mi cuerpo lacio, mi boca seca apenas mejoraba con buches de agua mineral, por ratos sentía que apenitas ´bíamos estado comiendo en la pozolería anque tambor me parecía que ya llevábamos harto tiempo en la azotea de mi cantón, eso sí, me sentía muy feliz, a la mejor porque ya tenía rete harto tiempo que por la pandemia no nos podíamos reunir los compadres hasta ese día, o a la mejor porque el chisme con el Alfredo anque prolongado, taba bueno, en veces quería yo pararle el alto porque se clavaba mucho en los detalles de los cuerpos de las mujeres que pasaron por su vida, según él todas tenían cuerpazos de modelos, qué tal que juera un pervertido, hasta a mi Puchunga le iba a querer echar el ojo, pero no se le veía cara de lujuria, por el contrario, tenía la cara de gato zonzo pero, cuando se volvió a bajar por las escaleras de caracol para según ir a miarbolito sin que me viera me fui de tras de él no juera siendo que quisiera echarse un taco de ojo con mi vieja que haciéndose como disimulada seguía al pie de la escalera, pero no, yo creo que le pegó el aigre porque se medio tambaleó al bajar y con la cabeza gacha caminó por el pasillo hacia el baño dando dos pasos pa´delante y un paso para atrás, se metió al baño pero no cerró la puerta, alcancé a mirar que sacó un frasquito de la bolsa de su pantalón, le quitó una tapaderita, se echó un chisguete en su boca, lo cerró y se lo volvió a guardar, se lavó la cara, regresó otra vez a la escalera y yo, que caminaba como flotando, detrás dél. Al llegar a la azotea como que se jue un poco de lado, hasta entonces cayí en la cuenta de que no sabíamos si alguien iba a ir por él, a qué horas y si ya sabrían ónde tábamos, vi mi celular, ya era la una y media y este amigo no tenía para cuando, le dio otro trago a su mezcal y empezó a pajarear, mirado pa un lado y p´al otro nos preguntó si habíamos visto su celular, lo buscamos y no lo encontramos a pesar de que le marcamos varias veces, me imaginé que a la mejor lo ahiga olvidado en mi Forcito que ´bía dejado estacionado en la calle, bajé a buscarlo y sí, áhi taba, sobre el asiento, se lo entregué, lo quiso encender pero ya no tenía pila, como no llevaba cargador le pedí prestado el suyo a mi Puchunga pos miré que era un aifón como el de ella, lo dejé cargando abajo porque no tenemos enchufes en la azotea, cuando regresé ya se había servido otro caballito y se lo echó de tun tún, yo, tratando como de apurarlo a que terminara de paticarnos, le dije: dos hijos de Nancy y una de Enriqueta que los vistes como si jueran tuyos, pero, ¿a poco tu no tuvistes hijos de tu propia sangre?. –“Si, solo uno”, contestó después de pensarlo unos segundos mientras balanceaba lentamente su cabeza de un lado p´al otro y… híjoles, ya me volví a colgar, áhi nos pa l´otra, graciotas.

Comparte en:

Versión impresa