opinion


Por: J. David Flores Botello

Hoy hace 6 años- don chimino

Pediatrucos... y algo más


Fecha Publicacion:  sábado, 26 de septiembre de 2020 - 01:24:00 -- Fecha Actualizacion viernes, 25 de septiembre de 2020 - 23:24:10

HOY HACE 6 AÑOS.- El que esto escribe nunca ha militado en ningún partido político, desde el año del  devastador terremoto de 1985 iniciamos esta columna siendo Presidente de la República Miguel de la Madrid, vertimos nuestra crítica por el fraude que cometió Carlos Salinas de Gortari, cuando mucha gente calló nosotros hablamos porque quien cayó fue el sistema de cómputo, el resultado de la elección se dio una semana después lo que se prestó a más especulaciones, el presidente de la Comisión Federal Electoral y también secretario de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz (actual titular de la Comisión Federal de Electricidad) salió a la palestra a pedir a todos los partidos políticos que aceptaran “el mandato de la voluntad popular”. Supuestamente, el segundo lugar lo ocupó Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano del Frente Democrático Nacional, el tercer lugar Manuel J. Clouthier (Maquío) del PAN y Rosario Ibarra de Piedra (PRT) el último lugar. Hubo muchas protestas, mucha inconformidad por los resultados, Maquío llevó a cabo una huelga de hambre de 7dias en diciembre de ese 1988 y, el 1 de octubre de 1989 murió en una carretera de Sinaloa quedando su muerte bajo sospecha pues “la cinta asfáltica donde ocurrió el accidente se reparó y se limpió inmediatamente con lo que se borró toda huella del escenario”. Cuauhtémoc Cárdenas tenía el apoyo popular para insistir en la limpieza y anulación de la elección, pero, al parecer, negoció con Salinas provocando un desaliento en sus seguidores. En 2009, Miguel de la Madrid confesó al periódico New York Times que las elecciones presidenciales habían sido manipuladas para que ganara el PRI y que “tres años después de la elección” todas la boletas fueron quemadas  para eliminar toda evidencia del fraude, también dijo que dicho partido había perdido la elección del 88 debido al descontento social  causado por la crisis económica en México durante esa época, que Carlos Salinas se había robado la mitad de la cuenta del erario y que su hermano Raúl Salinas había tenido nexos con el narcotráfico, aunque, al parecer por miedo a represalias, se retractó de esta ultima declaración. La quema de boletas se hizo a sugerencia del PAN encabezados por Diego Fernández de Cevallos y Felipe Calderón quienes aprobaron en la Cámara de Diputados la quema de dichas boletas electorales. Elección tras elección abogamos por un cambio donde fuera la ciudadanía quien verdaderamente nombrara a sus gobernantes, pero siempre fue lo mismo, se ganaba con trampas valiéndose de diferentes formas para alterar la votación como el llamado ratón loco, urnas embarazadas, acarreo de votantes, el carrusel, operación tamal, compra de credenciales, muertos vivientes y otras formas de defraudación electoral que ahora son considerados delitos graves. En el 2000 Vicente Fox sacó al PRI del gobierno pero fue la gran decepción, se comportó tal cual fueron sus antecesores, además intentó evitar por todos los medios que Andrés Manuel López Obrador llegara a la presidencia, según confesó posteriormente. La usurpación del poder (reconocido por tirios y troyanos) por Felipe Calderón fue apoyada por la oligarquía, incluyendo las principales televisoras y medios de comunicación, intentando legitimarse, Calderón emprendió su llamada guerra contra el narcotráfico cubriendo de sangre todo nuestro país con decenas de miles de muertos muchos de ellos masacrados de manera cruel entre los mismos cárteles, aunque ahora se sabe que hubo también participación del  propio gobierno que tenía sus escuadrones de la muerte, ¿y cómo no si su Secretario de Seguridad era nada más y nada menos que Genaro García Luna actualmente preso en Estados Unidos acusado de dar protección al Cártel de Sinaloa?. El 2 de julio de 2018 una abrumadora votación a favor de AMLO obligó al gobierno y a la Instituto Nacional Electoral a aceptar su triunfo. Todavía no lleva dos años de ejercicio en el poder y ha habido muchos cambios, solo hace falta un cambio en el Poder Judicial que tiene una ineficiencia de 95%, la Suprema Corte de Justicia se ha convertido en la suprema fábrica de amparos. Ernesto Zedillo, Presidente de 1994-2000 envió una propuesta de reforma al Senado para reducir de 26 a 11 el número de ministros de la Suprema Corte de Justicia, él propondría a 18 candidatos para que fueran electos nuevos ministros y renovar por completo sus integrantes,  así se hizo, uno de ellos fue Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación del actual Gobierno. En medio de la protesta de un pequeño grupo de opositores al gobierno aliados con los principales medios de comunicación quienes han dejado de recibir millones de pesos para alabar al gobierno, hoy,  se cumplen 6 años de la desaparición en nuestra ciudad de los jóvenes estudiantes de la normal de Ayotzinapa, se espera que este día haya noticias fidedignas que lleven a su localización, además, en unos días, la Suprema Corte de Justicia dará su fallo de si procede o no el juicio a los ex presidentes, si no actúan en consecuencia y lo que la mayoría de la población desea, se les vendrá el mundo encima y no solo se verán obligados a bajar sus  enormes sueldos sino que hasta podrían ser sustituidos con una nueva propuesta de reforma presidencial. Después de tantos años, nuestra línea de opinión no ha cambiado, somos progresistas y deseamos lo mejor para México a pesar de esta terrible crisis epidémica y económica mundial, si nos unimos, si colaboramos para erradicar la corrupción, seguramente saldremos adelante, México se está posicionando a nivel mundial tanto que será miembro del Consejo de Seguridad de la ONU de 2021 a 2022, la buena fama traerá inversiones foráneas y los empresarios locales, por fin, querrán invertir pues ya no habrá el llamado moche. Si a México le va bien, a todos nos irá bien también, hay que seguir debatiendo la política pero en paz, sin violencia que ya de por sí sus índices siguen siendo altos.  

DON CHIMINO.- Por voluntá propia de mi, decedí encuarentenarme en un cuarto apreviniendo que no juera yo a tener el mentado virus ese y pegárselo a mi vieja y a su tía MamaGely de 85 años de edá, las primeras dos noches que pasé áhi me jue de la chingada, con perdón de usté, la primera se me subió el muerto, la segunda tuve un mal sueño de que mi compa Chón ya taba en las últimas, tan siquiera no jue verdá, cuando recordé ya pasaban de las 10 de la mañana, mi vieja me llevó pa desayunar un plato de frijoles de olla, prietos, con ipazote, un cacho de queso fresco de aro, un cacho de cecina de Huizuco, salsa de molcajete bien chilocita, unas tortillas de mano, un cafecito tambor de olla y mi vaso de agua que siempre me sé tomar después de cada comida, ´bía amanecido nublado y me dieron ganitas de tirarme a la cama de nuez y me eché, como a medio día me tocaron a la puerta, era Cleofas el pión más principal del rancho y que áhi vivía con su esposa Agripina dende ya que a que, me dijo que si lo ayudaba a cortar elotes quesque las señoras iban a hacer tamales y elopozole, ¡Juega el gallo!, le dije, me eché una enjaguada de cara, me vestí y nos juimos a la milpa, me enseñó que los más mejores eran los que apenas tenían unos cuantos pelos prietos, si ya tenían hartos pelos prietos y secos ya taban sazones, que lo más mejor pa los tamales eran los no tan tiernos ni tan maduros, como Cleofas ya ´bía sufrido del mentado virus no ´bía croblema que lo juera a contagiar yo si lo tuviera, asina que anduvimos despriocupados, no llevábamos ni media docena cad´uno cuando me dijo que si no se me antojaba un mezcalito tráido de Tulimán, ni tardo ni perezoso le díje que clarín de guacho, de un hoyo en la tierra entre el sembradío, sacó una botella de las que les mientan pata de elefante llena hasta el pescuezo, dos vasos de veladora que enjaguó con agua que sacó del pozo, los sacudió, les vaceó mezquite hasta la mitan y, sentados en una piegras nos pusimos a paticar mientras nos los chingamos, no pensé que juera tan general como yo pa chupar, pero sí, me dijo que su apá dél era tomador, que una vez, tando mocoso como de 12 años, pa ver qué se sentía le pegó unos tragos a la botella de mezcal de su apá, se puso tan pedo que se la pasó gomitando toda la noche pero que  a otro día se le cortó con la chinga que le puso su apá con un lazo mojado, le dije que me sirviera otro pegue, era del mero güenas, hacía perlitas, olía a puro maguey y taba friyito como si lo viera metido en refrigerador, apenas llevábamos tres cad´uno cando se oyó el grito de su vieja que lo taba llamando, “¡vooooooy!” gritó, seguimos cortando elotes, acompletamos 3 docenas que los echamos en un costal, encima dos cabalacitas tamalayotas tiernas y se lo llevó todo pa dentro de la casa, le pedí me echará más mezquite a mi vaso pa l´hora de la comida, casi me lo llenó, me metí p´adentro del cuarto, ya taba yo medio japy, tenía ret´hiarta rasquera en todo el cuerpo pos me enguaté todito con la milpa, asina ni sentí  fría l´agua cuando me bañé, como a las tres mi vieja me llevó una cazuela con elopozole bien calientito con dos chiles piquines nadando, seis tamales, un frasquito con crema fresca de la leche de la vaca Paloma, salsa de jitomates asados molcajetiados y una jarra con agua de limón, me lo zampé todito mientras m´iba chiquitiando mi mezquite, pasaditas de las 6 de la tarde ya taba todo escuro, se sentía fresco, como a las 7 comenzó a chispiar mero cuando mi Púchun me llevó cuatro quesadillas de flor de cabalaza, un tazoncito con salsa de guajillo, un cacho de queso de cincho y un jarrito con chocolate criollo en agua, pasó casi una hora y seguía cayendo l´agua, chipi chipi, me puse mi piyama pos ya taba bostecée y bostecée me sentía algo lleno y medio pedo, me acosté tapadito con la sabana y la cobija, como a media noche recordé porque sentí como si me viera miado en los calzones, parte de la cobija y de la sábana taban empapados, prendí la luz y miré: ¡dos goteras mero onde taba la cama!  Otra gotera cerca del ropero y otra sobre la mesita onde comía yo, tuve que arrempujar la cama pa onde no gotiaba, salí al corredor, seguía cayendo l´agua como llosviznando, busqué y jallé unas barriquitas que las jui a poner pa capiar las goteras no juera siendo que se me encharcara el cuarto, por más que cerré todo se sentía frío, anque exprimí  y sacudí la cobija y la sábana quedaron humedecidas,  mejor me quité mi piyama mojada, me puse mi pantalón, unos calcetines guangos, una camisa de manga larga, quité la cortina de la ventana, me tapé con ella, me hice rosquita y tembelequando de frío me jui quedando gormido hasta otro día que… ¡Híngue su! ¡Ya me colgué de nuez! Áhi nos pa l´otra, graciotas.   


Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO