Del Sentido del deber; otro giro del tornillo

Por: Enrique Castillo González

No hace muchos días tuvimos la oportunidad de solazar los músculos del conocimiento con una historia militar que explica con alegorías lo que es el “sentido del deber” y el respeto al “cumplimiento de la MISIÓN”. En esa ocasión ningún miembro de este, nuestro Taller de Ideas, agregó idea alguna a lo ahí tratado, entendí así la intención -guardarán sus notas para la próxima tenida- y así fue.

Hoy, al iniciar los trabajos Paul von Hindenburg decidió hablar, haciendo uso de su autoridad dentro del taller dijo.

-Recreado en la lectura sobre aquella guerra franco – prusiana, encuentro, como actor estelar, al “sentido del deber” que destaca entre los valores de quienes luchan, incansables, por un nuevo orden mundial. Un orden más justo. Así de simple, de grande, de estratégico- Paul hablaba de la Guerra que en 1870 marcó el inicio de las Guerras Modernas y que en la tenida anterior a esta tratamos.

-Entendí rápidamente el fondo del tema- ahonda Paul -toda vez que a los 19 años, igual que el valeroso oficial de la leyenda comentada antes, era ya un oficial con 40 hombres bajo mi mando, cada uno con cabalgadura y armamento requeridos, por si fuera necesario emplearlos … al poner orden, o, tal vez debería decir … imponer el orden- en la mirada de Hindenburg merodeaba la nostalgia pues, la mención del Húsar prusiano del cuento anterior le hizo recordar los días en los que él cumplía la misma comisión, es decir, Hindenburg recordó sus días de oficial de caballería.

-Sé que el Ejercito Mexicano tiene su Manual de Operaciones en Campaña (MOC)- sigue hablando Paul von Hindenburg – dicho manual señaló, desde siempre, que el primer deber de todo comandante es… ¡cumplir con la misión!

Así pues- Paul von Hindenburg realmente disfrutaba su “academia”, -el nudo del ahorcado que antes se mencionó le recordaba a nuestro legendario oficial, justamente esa premisa. Cumplir con su misión. Hindenburg sigue hablando.

-Es de reconocerse, además, que, durante su periplo para llevar y traer instrucciones y resultados entre sus corresponsales, él- acá Paul sigue hablando del quehacer del Húsar Prusiano -sumaba o incorporaba un valor agregado: información.

Ello porque no solo cabalgaba de un destino a otro, sino que observaba hechos, acumulaba datos y eventualmente exponía su opinión, para abonar mayor certeza en el proceso de la toma de decisiones- repito, Paul disfrutaba su discurso y no dejaba de hablar.

-El oficial de Estado Mayor llevaba siempre presente que debía cumplir con su deber, de ahí el tenebroso pero efectivo nudo del ahorcado, cuya función, enfatizo, era recordarle que antes se muere, que fallar en la encomienda recibida! – el Mariscal Paul von Hindenburg detiene su voz, busca una candela y hallada esa la enciende y la mete al cráter de su pipa, hecho eso continúa.

-Ese concepto prima entre la axiología que, aún hoy, guía la actuación de las fuerzas del Estado, o debería hacerlo, para el cumplimiento de sus misiones.

Muy rescatable resulta también- Paul acciona para que el fuego haga lo suyo dentro de su pipa, logrado eso continúa -esta invaluable actitud del legendario oficial, al recabar información de manera permanente. También ello debe realizarse en nuestro tiempo- Paul da cuatro segundos de distancia entre idea e idea y sigue.

-La parábola, si se me permite así denominarla, deja ver cómo, el joven oficial prusiano, al explicar al hermano menor el significado de su nudo colgante- cosa que comentamos en la columna anterior -está haciendo doctrina. Y eso es alimentar con valores a quiénes nos siguen.

Es fácil entonces entender que la información acumulada en las cabezas de los generales, es producto de muchos años. Por ello, debería ser más y mejor aprovechada.

Esta leyenda permite- sigue Hindenburg -inferir que el sentido del deber, aplica no solo en el medio militar, porque beneficiaría mucho también en los ámbitos político, sociológico y filosófico, sin duda- quienes escuchábamos a Paul devorábamos cada idea.

En México- sigue Paul -la fuerza del Estado, depositada en diversos cuerpos armados, debería conocer, alimentar y liderar este axiológico y multicitado valor universal.

De no ser así- enfatiza – ¡es deber ineludible y tarea el recuperarlo! –

En este momento de su exposición académica Paul von Hindenburg aterriza en el Estado de Guerrero, Paul dice.
-En Guerrero, todo indica que se ha comprendido el espíritu del sentido del deber.

¡Enhorabuena! – habla así pues también en la columna anterior a esta se mencionó el intento deprendido desde SEDENA para rehacer la herramienta de procuración de justicia.

-Más, como ciudadanos sabemos que, las fuerzas del orden no podrán por sí solas, alcanzar la condición de seguridad interior- Hindenburg prepara su mutis, dice -Es indispensable para ello, la anuencia y convencida participación de los ciudadanos interesados en volver al estado de derecho que posibilite el tan anhelado desarrollo sustentable y armonía social- ¿habla de darle nueva vida a la gobernanza?

-Amables compañeros de la mesa- Paul panea con la mirada y agrega -¿los sorprendí con mi seriedad para tratar este tema?- coro de sonrisas y carraspeos – ¡no se preocupen! Eventualmente lo hago para enfatizar a mi ego, que nunca terminaremos de aprender. Harían falta mil vidas y, creo que el GADU no concederá tamaño privilegio a este lego.

¡Es cuanto! -el cierre, netamente masónico de quien encabezo los trabajos da por cerrada la tenida.

¿Con qué me quedo? Es definitivo, en la columna anterior a esta y en esta misma lo deseado fue buscar respuestas para entender e inmediatamente explicar la importancia existente en los aparatos del Estado para desarrollar las misiones de eso, de Estado; hasta hoy, dentro de nuestro Tanque de Ideas tenemos claro que es en los especialistas en “Estado Mayor” donde se entregan mejores deducciones, entendiendo que Paul von Hindenburg extiende esa posibilidad a personal civil con desarrollado sentido de compromiso. Seguiremos con el tema abierto.

Último patrullaje.- Guerrero; se reconoce la sana distancia e independencia presente entre el Gobierno del Estado y la Fiscalía General de esa Entidad, la Tent. Cor. de Justicia Mil. Sandra Luz Valdovinos Salmerón en casi 200 días ha dejado claro 1.- que lo suyo es “el cumplimiento irrestricto de la ley”. 2.- tomar eso como “la misión” 3.- tener lo más lejos posible la práctica de la corrupción e ineficiencia. Ah, no sobra hacer el apunte que en su praxis Sandra Luz ha obtenido más logros políticos en temas de “política interior” que quien debería estar dedicado a eso; pragmáticamente dicho, la Fiscal General ha desfecho más entuertos que el mismo Secretario de Gobierno. Y una más; en los Gobiernos Electos de Oaxaca y otros ya estudian la posibilidad de repetir el ejercicio de Guerrero para sus Fiscalías Generales.

Balazo al aire.- El DEBER en su más amplia expresión.

Greguería.- La distancia es, una vieja bruja esquizofrénica, cínica, maldita, pero… muy guapa.

Oxímoron.- Aquí está la distancia.
Haiku.- Tus ojos, ríos, vida;

        mirada consentida

        añoranza ya.
Comparte en:

Versión impresa