Por: Antonio León

Se sabe desde siempre que a los políticos mexicanos en lo personal nunca les ha interesado el bienestar popular, si así fuera, nunca se hubieran dedicado a la tarea de trabajar poco y ganar mucho como lo hacen en el quehacer político, mientras el pueblo, se muere de hambre. Los políticos mexicanos eso son, políticos mexicanos, y casi nadie desconoce su prioridad aunque muchos se auto engañen o se hagan los desentendidos. Su prioridad es la de hacerse de una fortuna personal a costillas del dinero del pueblo, y que eso es lo que verdaderamente le da sentido a sus vidas. Tampoco es necesario ni indispensable que sean cultos o que tengan una preparación especial, ¡vamos!, ni siquiera se les exige que tengan cierta cultura política. La virtud de los políticos no es la de la inteligencia, sino la de la astucia para hacerse de la mayor cantidad de dinero, con el menor esfuerzo posible de trabajo productivo en un tiempo de lo más corto que se pueda (Federico Campbell).

LA FIGURA DEL INTELECTUAL que estructuró todo el Siglo XX, hoy ha desaparecido del debate público, su repercusión en la sociedad hoy es mínima.

Yo creo que la cultura debe ser entretenida, pero como una forma superior de entretenimiento y diversión. En el mundo actual, el primer valor en la tabla de valores es el entretenimiento. Eso es legítimo, pero convertir la natural propensión a pasarlo bien en un valor supremo, tiene consecuencias: Se banaliza la cultura, se generaliza la frivolidad y prolifera el periodismo chismográfico.

La diferencia esencial entre aquella cultura del Siglo XX, y el entretenimiento actual, es que los productos de aquella pretendían trascender el presente, mientras que los productos de hoy son para ser consumidos al instante y desaparecer como las palomitas en el cine. Hoy se da a lo inculto la misma calificación que a lo culto. El discurso hablado o escrito, había sido siempre la columna vertebral de la conciencia, pero las nuevas generaciones crecen en un mundo donde la palabra está subordinada a la imagen, actualmente el rock entra por los ojos y no por los oídos.

Otro fenómeno global que no ayuda a que tengamos una civilización de alto nivel, es la abundante mediocridad en el periodismo actual. Se ha diluido la frontera, antes muy clara, entre el periodismo serio y el amarillismo. Se busca que la información sea entretenida, y eso genera una prensa light. Si la prioridad es entretener, inevitablemente acabamos en el chisme, la mentira pagada y la denostación con fines lucrativos, pues nada entretiene más que las bajas pasiones ventiladas públicamente.

O regresamos a la ideología cultural del siglo pasado, o desembocaremos inevitablemente en la estulticia y la barbarie en toda la sociedad (Mario Vargas Llosa).

UN HOMBRE puede equivocarse muchas veces, pero no se convierte en un fracaso hasta que comienza a culpar a otros de sus propios errores (John Burroughs. Comediante estadounidense).

COMIENZA A SER lo que quieres ser ahora. No estamos viviendo en la eternidad. Sólo tenemos este momento brillando como una estrella en nuestra mano, y derritiéndose como un copo de nieve (Francis Bacon).

¿SABE USTED lo que significa amar a la humanidad? Significa solamente esto: estar contentos con nosotros mismos. Cuando uno está contento de sí mismo, es capaz de amar a la humanidad (Luigi Pirandello. Dramaturgo italiano).

Hasta el martes próximo estimado lector.

Comparte en:

Versión impresa