opinion


Por: Antonio León

Palabrerío


Fecha Publicacion:  martes, 23 de febrero de 2021 - 01:15:00 -- Fecha Actualizacion lunes, 22 de febrero de 2021 - 23:54:35

La cuestionada posible candidatura de Félix Salgado Macedonio para gobernador de Guerrero por el partido MORENA, y la insistencia exagerada de la cúpula de ese partido por sostenerlo a pesar del rechazo que hay hacia él por un buen número de mujeres por su presunta culpabilidad por el delito de violación, lleva a reflexionar sobre lo que representa realmente el Movimiento de Regeneración Nacional para la ciudadanía en nuestra entidad.  

La defensa a ultranza de Salgado Macedonio por parte de MORENA para que sea su candidato a gobernador, de inicio hace pensar que para este partido, no existe en todo el estado de Guerrero ninguna persona que sea mejor que Félix en cuanto a preparación profesional, preparación política, calidad moral y capacidad intelectual, porque a pesar de estar seriamente cuestionada su calidad moral como representante popular, no de hoy sino desde la primera vez que fue diputado federal, lo sostienen como si fuera una  opción electoral ejemplar. ¿Acaso no existe en MORENA o en la sociedad civil al menos un guerrerense con mejor perfil político y social para gobernar Guerrero? 

A Félix se le recuerda más por sus escándalos y protagonismo folclórico que por su quehacer en El Poder Legislativo, en el cual ha estado 14 años entre diputaciones y senadurías, transitando por el poder público con una austeridad fingida que malgasta el dinero de los pobres en nombre de una falaz causa popular. Así por el estilo han sido las apariciones más recordadas en los medios de información de Félix, mientras que en cuanto a sus responsabilidades legislativas no hay evidencia alguna de que haya hecho algo productivo. 

El presidente nacional de MORENA, Mario Delgado, defendió la candidatura de Salgado Macedonio afirmando que, lo eligieron por su larga lucha a favor de la democracia en México, y porque es un hombre consciente de las condiciones de pobreza y marginación que aquejan al pueblo. Esta aseveración es un descarado insulto a la inteligencia del pueblo guerrerense. Yo pregunto, ¿qué ha hecho por la democracia como diputado y senador? Absolutamente nada, ha pasado los 14 años en El Poder Legislativo sin pena ni gloria, captando la atención de los medios sólo por sus ridiculeces, como cuando usó la tribuna del Senado para decir “que estaba en contra del horario de verano porque ya no iba a poderse echar el mañanero”. En cuanto a su supuesta conciencia de la pobreza y marginación que padece el pueblo, habría que preguntarle a Félix qué hizo en 14 años, por los niños de la sierra guerrerense que pasan días sin comer ingiriendo sólo agua con sal, por los peones del campo que ganan cien pesos diarios sin ninguna prestación social y nada más tienen trabajo  la mitad del año, por los profesores que ganan diez veces menos que los diputados pero trabajan más, por los trabajadores del volante que no tienen sueldo fijo ni prestaciones sociales, por la población rural que vive en condiciones deplorables en casas con pisos de tierra, sin agua y sin luz, y que carecen de servicios de salud pública. Pero, sobre todo, qué ha hecho como legislador por esos miles y miles de ciudadanos que a pesar de su pobreza han tenido que acudir a las marchas y mítines de los candidatos del PRD y ahora de MORENA para aplaudirles, y que a pesar de los triunfos electorales ellos siguen igual de jodidos. 

¿Félix Salgado Macedonio es el símbolo de una clase política irresponsable, sin ética, que pondera la imagen del mexicano borracho, parrandero y mujeriego, incapaz del mínimo sacrificio por el pueblo. Oportunista, carente de proyectos inteligentes y adicto a la mezquina lucha por el poder. 

Así que en cuanto a servirle al pueblo como diputado fracasó, como senador fracasó, como presidente de Acapulco fracasó, pese a ello, por la estulticia de MORENA y lo que señalan las encuestas, Félix saltará del pedestal de los fracasos a la gubernatura del estado de Guerrero. 

Y como Salgado Macedonio es una tenebrosa expresión del caos, incompetente, indolente, abrumado por su deteriorada salud mental, incapaz de planear y poner en marcha una verdadera estrategia política a favor del pueblo, nos espera un estado sin esperanzas gobernado desde una soberana demencia. 

Hasta el martes próximo estimado lector. 


Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO