Por: Álvaro Venegas Sánchez

El fundador y líder moral de Morena enlistó las características políticas de quien o quienes no deben ser electos consejeros al Congreso de Nacional del partido: el farsante, hipócrita, arribista, que sólo busca cargos, el tramposo e irrespetuoso de la voluntad popular, que dice soy el bueno, traigo línea; enfatizó, el corrupto y antidemocrático no son de izquierda, una vez logrado su propósito hasta se molestan cuando la gente los busca. Asimismo, conminó a la militancia no permitir ser acarreados ni dejarse manipular, es ofensivo ser “borregos”.

Por su parte el Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación (TEPJF), ante el hecho de que la directiva morenista no presentó el padrón actualizado para organizar la elección y anunció que por tratarse del “partido más democrático”, sería abierto a la población y podrían acudir a votar todos los ciudadanos que quisieran sólo mostrando credencial de elector, incluso bastaría con presentar identificación del que se llamó “gobierno legítimo”, el TEPJF ordenó rectificar; más bien modificar la convocatoria para que el proceso fuera sólo y nada de la militancia del partido; en todo caso primero afiliarse y luego votar. Otro asunto no menor: la dirigencia afirma tener un padrón de más de 3 millones de miembros, que no ha dado a conocer; en cambio el INE, sólo reconoce un padrón que tiene registrado oficialmente de 466 mil 931.

Entonces, al tercer Congreso Nacional del partido en el poder, previsto a realizarse los días 17 y 18 del próximo septiembre, deben llegar a juicio de López Obrador, ciudadanos de izquierda; es decir honestos, verdaderos demócratas y realmente comprometidos con el movimiento que promueve la cuarta transformación. En tanto, el tribunal electoral para evitar turbiedades y los tradicionales conflictos, se comportó obsequioso. Advirtió y corrigió la convocatoria con el fin de que el Congreso sea de auténticos morenistas. Bajo esta perspectiva lo que resulte al final, sería mérito o demérito y responsabilidad única de la cúpula del partido. Mérito, si atiende las recomendaciones. Demérito, si sucede lo contrario por omisión, incapacidad o ambición.

Antes de la corrección hecha por el TEPJF, la convocatoria fue cuestionada por morenistas. Alertaron en convenciones de que se estaba abriendo la puerta a ciudadanos ajenos al partido y contrarios a la 4T y al presidente de la República. Al iniciar la inscripción de aspirantes a consejeros, expresiones fuertes de inconformidad por el mismo motivo también las hubo. Para más, proliferaron denuncias en la víspera, viernes 29, sobre uso de los aparatos de los tres niveles de gobierno para movilizar a beneficiarios de los programas en respaldo de los “liderazgos” y el retorno de tribus y grupos de interés con viejas prácticas. El Senador Ricardo Monreal prefirió no participar para no involucrarse en las irregularidades.

En Guerrero los cuestionamientos en la víspera, los hicieron Sergio Montes Carrillo, exrepresentante de Morena ante el IEPC y la diputada Jessica Alejo Rayo. Por separado coincidieron en que fueron violentados tres principios básicos durante la elección interna: la certeza, máxima publicidad e imparcialidad. Además, que el padrón no se actualiza desde el 2015 y 2016, el cual tiene 22 mil afiliados inscritos a partir de las asambleas constitutivas realizadas en esos años y, según los estatutos, la afiliación debió cerrarse un mes antes y no a unos minutos para enseguida votar.

Todas estas situaciones previsibles e indeseables, para gusto y alegría de los adversarios de Morena, caracterizaron la jornada del sábado 30 aquí en la entidad. Decepciona, da pena reconocer que, en este aspecto, no hay cambio ni diferencia con otros partidos. En Iguala, el ex regidor Ciro Olivares dio cuenta que Zulma Carbajal Salgado no está afiliada y puso en tela de juicio el comportamiento político de Mayra Lisset Millán y Eduardo Rueda.

Por supuesto, igual efecto produce información reenviada vía WhatsApp sobre lo ocurrido en Tlapa. La comparto a “mis cuatro lectores”, expresión ésta de CATÓN, columnista de Reforma. Título: “EL SENTIR DEL PUEBLO: Gente de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, funcionarios públicos, trabajadores del estado de diferentes dependencias con sede en Tlapa de Conmofort, intentaron adueñarse de las Mesas Receptoras de Votaciones para los consejeros de Morena por el V Distrito. Sin embargo, el pueblo no los dejó salirse con la suya. Frenó al equipo del Toro sin Cerca encabezado por el zángano José Bazán”.

“Cabe señalar, el grupo felixista no tiene fuerza en la Montaña Alta; sabía que limpiamente no ganarían ni un consejero. Por tal motivo intentaron usar sus prácticas fraudulentas neoliberales, pero los pueblos de la Montaña no quieren más simulaciones. Por estas razones es momento de organizarnos popularmente para que los trabajadores de Evelyn Salgado, no roben nuestra dignidad y nuestro noble movimiento”.

Acompañaron el mensaje con fotografías de la toma de casilla. Avalan la denuncia Erika Valencia Cardona, Taurino Rojas, Manuel Guevara García, Valeria Inés Basurto, Patricia Rojas y (dicen) 78 personas más. Veremos qué hacen los dirigentes del partido para conciliar y recuperar la confianza.

Iguala, Gro., agosto 1 del 2022.

Comparte en:

Versión impresa