-¡Ándele, kbrones!

-¡Abelina López, en guardia!

Por: Ángel Irra Carceda

La alcaldesa morenista de mi adorado Acapulco, Abelina López Rodríguez, subió a la palestra a dar pelos y señas sobre cómo le dejaron el Ayuntamiento y lo que se ha logrado ahora, especialmente en materia de finanzas y otras cositas.

Puso sobre la mesa el desorden financiero, las deudas, lo laboral y de plano la corrupción, entre otras cositas.

Reveló que su antecesora, la también morenista Adela Román Ocampo, no le dejó la parte proporcional para pagar el aguinaldo a los trabajadores, por lo que solicitó un préstamo del orden de 150 millones de pesos a pagar en un año, pero ese crédito ya se pagó en junio, y así el Ayuntamiento ahorró más de 5 millones de pesos al reducir el plazo de pago de intereses.

Destacó que en sus primeros 9 meses de gobierno, se han pagado más de mil millones de pesos de deudas heredadas por la actual magistrada del Tribunal Superior de Justicia, Adela Román, y mencionó 44.8 millones de pesos al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), correspondientes a febrero-septiembre de 2021.Y seña

ló que también pagó al Sistema de Administración Tributaria (SAT), una deuda de 612 millones de pesos de los dos anteriores gobiernos municipales, porque mensualmente la Secretaría de Hacienda le descontaba 20 millones de pesos de las participaciones que recibe con cargo al presupuesto de este año.

Precisó que de octubre de 2021 a abril de 2022 Hacienda les descontó 120 millones de pesos, y que si no hubiera saldado el adeudo, ahora el Ayuntamiento de Acapulco estaría colapsado, con problemas graves hasta para pagar la nómina, la cual en esta administración se cubre en tiempo y forma a los trabajadores.
Refirió, además, que heredó una deuda de 80 millones de pesos con la Zona Federal Marítima y Terrestre, porque Adela Román no pagó el 10 por ciento de los recursos captados.

Ah, y también repartió queso (pero no para sus enchiladas), al perredista Evodio Velázquez, pues indicó que entre éste y Adela Román le heredaron una deuda de 776 millones de pesos con la Comisión Federal de Electricidad, por concepto del consumo de energía eléctrica por el bombeo de agua para mis paisanos porteños.

Y a los empresarios de Acapulco, más de 800, les pidió que dejen de estar de llorones al argumentar que no pagan el refrendo de sus licencias porque consideran que están muy caras.

Les reprochó que son buenos para exigir servicios públicos, pero no para ponerse al corriente en el pago de sus impuestos.

Y fíjense que no se olvidó del senador Manuel Añorve Baños y los alcaldes interinos de ese periodo edilicio 2009-2012. Acusó que, con otros ex alcaldes, generaron una deuda bancaria por 327 millones de pesos, por concepto de laudos laborales que derivaron de juicios promovidos por trabajadores despedidos.

Total, que la alcaldesa Abelina López lanzó ganchos al hígado, rectos a la barbilla y más guamazos sólidos a sus antecesores, porque consideró que ya es tiempo de poner las cosas en su exacta dimensión, y no solo estar recibiéndolos.

Las reacciones de sus antecesores serán naturales. Los leo. (angelirracar@hotmail.com)

Comparte en:

Versión impresa