Los proyectos en el ámbito educativo

Por: Alejandra Salgado Romero

“Si la realidad es compleja, no podemos pretender aprender a base de simplificaciones. Los proyectos permiten que los estudiantes se acerquen al currículo con sentido y significado. Se ejerce la democracia porque se entiende la enseñanza como diálogo. Los proyectos permiten que los docentes promuevan el desarrollo competencial del alumnado y su propia capacitación profesional”
Gobierno de Canarias

El día 24 de este mes se llevará a cabo, dentro de cada centro educativo, la última sesión de Consejo Técnico Escolar del Ciclo Escolar 2022 – 2023, espacio colegiado de análisis, reflexión y organización en el que se estudian diversos conceptos pedagógicos. En esta ocasión, se incluye en la Guía el análisis de un concepto que ya conocemos: el aprendizaje basado en proyectos (ABP). Por ello, considero importante abordar las generalidades del mismo, que ha sido definido por especialistas como una estrategia metodológica de diseño y programación que implementa un conjunto de tareas basadas en la resolución de preguntas o problemas (retos), mediante un proceso de investigación o creación por parte del alumnado, que trabaja de manera relativamente autónoma y con un alto nivel de implicación y cooperación, que culmina con un producto final presentado ante las y los demás (difusión).
En nuestro contexto, caracterizado por la diversidad y el continuo cambio, se demanda educar desde la incertidumbre a través de la experiencia y construyendo conocimientos compartidos generados desde la interacción y fomentando la autonomía en cada ser humano en formación. Se ha integrado una serie de elementos que caracterizan el ABP, mismos que a continuación cito: a) Una idea o tema relevantes para el alumnado: Sin duda, conocer el entorno su patrimonio cultural, físico, ambiental, etc., puede ser una fuente de recursos importante. La fórmula para activar y potenciar el interés por su entorno, algo que conocer relativamente, radica en la activación para que sus aprendizajes estén contextualizados y les provoquen motivación; b) Criterios de evaluación: Ayudan a concretar los aprendizajes y acotar el proyecto. Son tan amplios que pueden facilitar el desarrollo de aprendizajes en el alumnado; c) Pregunta orientadora o reto: Transforma el tema en un reto o desafío mediante una pregunta estimulante; d) Actividades de aprendizaje que las y los estudiantes abordarán a lo largo del proyecto; e) Producto final: el reto o desafío se resolverá con un producto final; y, f) Audiencia: el producto ha de presentarse siempre ante un público externo a la clase. Pueden ser estudiantes de otro nivel, familias, expertos/as, etc.
Es necesario considerar, entonces, que el primer paso para implementar el ABP es diseñar una estrategia de evaluación con los aprendizajes imprescindibles que nos facilitará delimitar el proyecto en duración, profundidad y alcance. Lo anterior implica diseñar la estrategia de evaluación identificando los hitos o momentos para recoger evidencias, los instrumentos y la técnica de evaluación. El resultado final será un producto que tiene que tener sentido en el mundo real; es decir, que no sea únicamente el resultado de una actividad académica. El producto debe orientar la acción y el aprendizaje, bajo el precepto de que es más fácil trabajar cuando sabemos qué queremos lograr como producto final. Dicho producto puede ser un producto escrito (una noticia, un informe, etc.), un artefacto (una maqueta, por ejemplo), un producto digital (un vídeo, un podcast, entre muchas otras opciones), un performance (una representación teatral, un baile, etc.), un servicio (el alumnado da una clase a otro alumnado más pequeño, el alumnado brinda un servicio a la comunidad), entre otras muchas opciones, pues la posibilidad de productos es totalmente abierta y depende de los aprendizajes a lograr.
En el ABP, las y los alumnos se convierten en protagonistas de su propio aprendizaje y
desarrollan su autonomía y responsabilidad, ya que son encargados/as de planificar, estructurar el trabajo y elaborar el producto para resolver la cuestión planteada. La labor del o la docente es guiarlos y apoyarlos a lo largo del proceso. Diversos estudios han demostrado que las y los estudiantes que aprenden bajo esta metodología manifiestan interés de seguir aprendiendo de este modo, debido a que sienten que aprenden de una manera diferente y al mismo tiempo lo disfrutan, principalmente porque encuentran sentido de estar en la escuela. En cuanto a las familias de estos/as estudiantes, expresan con gratitud el cambio significativo que han visto en sus hijos/as al aprender bajo esta metodología, y además afirman que se sintieron a gusto acompañándoles en este proceso y se sintieron parte de la comunidad al ver los logros que han obtenido al aprender de este modo. También comentan que en el seno familiar se han generado diálogos muy valiosos y enriquecedores, que inclusive han logrado fortalecer el vínculo familiar valorando el espacio escolar como generador de esos intercambios de opiniones.
Es importante compartir que el ABP genera, según las y los especialistas, en el alumnado, los siguientes logros: a) Afianzan mejor sus conocimientos al vincularse con el saber de un modo diferente; b) Trabajan varias competencias en diversas materias al mismo tiempo; c) Fortalecen sus capacidades al promover la búsqueda de información a través de diversos soportes tecnológicos; d) Ejercitan habilidades sociales como la empatía, inteligencia emocional, escucha atenta, asertividad, entre otras, ya que deben cooperar entre sí, siendo estas necesarias para aprender a vivir con los otros/as; e) Mejoran sus competencias lingüísticas, al tener que exponer sus ideas realizando un trabajo de escritura y prácticas orales, lo que les permiten mejorar la forma de expresarse; f) Se enfrentan a situaciones que deben resolver, por lo que resulta un aprendizaje para la vida.
Finalmente, aún cuando el ABP es un concepto que ya conocemos desde hace muchos años, pues se empezó a desarrollar a principios del siglo XX, (Dewey y Kilpatrick son el principal referente del empleo actual de este método), lo verdaderamente importante es que proporciona una experiencia de aprendizaje que involucra al/a la estudiante en un proyecto complejo y significativo, mediante el cual desarrolla integralmente sus capacidades, habilidades, actitudes y valores, por lo que representa una alternativa que el personal docente debe conocer y con el que debe comprometerse.
Les deseo una semana excelente y agradezco sus aportaciones y/u opiniones a través del correo alexaig1701@live.com.mx.

Comparte en:

Versión impresa