“El crowdsourcing implica reunir a personas con un objetivo común”

infocrowdsourcing.com

Por: Alejandra Salgado Romero

En la era de la comunicación y la tecnología, surgen términos y conceptos que reflejan la importancia del uso de herramientas digitales en el trabajo, aprovechando todos los recursos internos en una organización, pero también, echando mano de los recursos ubicados en su contexto, no únicamente físico, sino digital. Entre este tipo de herramientas está el crowdsourcing, que ha sido definido por especialistas como una práctica por la cual se convoca a una gran cantidad de público para aportar ideas con la finalidad de encontrar la solución de una tarea.

Dicha palabra fue creada en el 2006 por Jeff Howe, periodista y editor de la revista electrónica Wired, y proviene de los términos crowd, que significa multitud y sourcing, cuyo significado es abastecimiento. En resumen, esta práctica permite que una tarea generalmente realizada por un grupo de especialistas, sea realizada a través de una convocatoria abierta por un gran número de personas.

El uso del internet ha incrementado de forma exponencial, las posibilidades para mejorar las instituciones y negocios, ya que inclusive, mediante su implantación, se están creando nuevas formas para llevar a cabo determinadas tareas.

El Crowdsourcing es una herramienta para asignar tareas a personas fuera de la organización, y así disminuir la carga de trabajo de los miembros de la misma. Además, a través de la misma, se aporta creatividad y aire fresco a determinados procesos, ya que ofrece la posibilidad de escuchar e integrar nuevas ideas. Cuando se refiere a crowdsourcing, se habla de la tendencia que emplea la colaboración en masa, a través de las nuevas tecnologías, para ejecutar un determinado proyecto dentro de una organización. El Crowdsourcing tiene como objetivo delegar tareas para dejarlas a cargo de un grupo de personas o comunidad. Esta comunidad, compuesta por profesionales cualificados/as, presentará sus propuestas, ideas y/o candidaturas. Así, las organizaciones que usen el crowdsourcing elegirán a las personas más aptas para llevar a cabo los diferentes trabajos, resolver los problemas más complejos y contribuir al desarrollo de las mismas, mediante nuevas y relevantes ideas.

El objetivo final de esta herramienta es desarrollar las tareas en un menor periodo de tiempo, así como con resultados más eficaces; lo anterior, gracias a la mano de obra y aportación de soluciones. De esta forma, se reduce el esfuerzo por parte del cliente, proveedor o empresa. Ahora bien, el/la elegido/a o elegidos/as para colaborar con la organización, verán recompensado su trabajo de forma económica, material o incluso laboral. La diferencia entre el crowsourcing y la contratación externa común, es que una tarea o problema se externaliza a un público indefinido en lugar de a un cuerpo específico.

Habitualmente, en los proyectos que se basan en el concepto de crowdsourcing, las empresas anuncian los servicios que necesitan cubrir por profesionales externos, utilizando las redes e internet; por ese mismo medio, las y los profesionales presentan diferentes propuestas e ideas para cubrir esa necesidad. Posteriormente, se elige qué propuestas dan respuesta efectiva a la o las necesidades expuestas por las organizaciones. Una de las variaciones de crowdsourcing más conocida es la del Crowdfunding o Financiación Colectiva, que tiene el objetivo de buscar financiación para temas muy diversos.

Sin duda, a través del crowdsourcing, las organizaciones pueden adquirir una gran variedad de ideas y propuestas que tienen la posibilidad de impulsarles y conseguir resultados de alta calidad, debido a que las personas externas a la empresa ven las iniciativas desde otro punto de vista, lo que puede cambiar tanto el enfoque, como los resultados. El crowdsourcing disminuye esfuerzos y costes, porque la masa elegida no trabajará como un empleado más, sino colaborará a realizar determinadas tareas por una recompensa determinada. Así, las organizaciones pueden encontrar, entre la comunidad elegida, a una persona verdaderamente útil, profesional y que podrá coadyuvar a conseguir los resultados y metas establecidas, abriendo, inclusive, la posibilidad de implementar otros más proyectos.

En un mundo globalizado, el crowdsourcing en línea es una nueva forma de trabajo que responde a las necesidades actuales de la vida laboral, por lo que se puede subcontratar casi cualquier servicio mediante una plataforma de crowdsourcing. Casi todo se puede subcontratar y coordinar remotamente, desde tareas simples hasta problemas complejos de mediano plazo. Algunos de los trabajos que pueden contratarse son: Diseño gráfico, Arquitectura, Marketing digital, Programación y desarrollo, Desarrollo de apps, Consultorías para emprendedores/as, Contabilidad, Asistencia virtual, Redacción, Contenidos para social media, Corrección de textos, Traducciones y Community manager, entre algunos otros.

En el contexto diverso que nos caracteriza, se pueden obtener muchos beneficios del uso de plataformas de crowdsourcing, entre los que se encuentran: a) Múltiples propuestas para elegir: pues se trata de una convocatoria abierta de proyectos publicados online a una comunidad de profesionales, por lo que son visibles a nivel global y la organización obtiene más y mejores ofertas, así como ideas innovadoras para realizar el trabajo que se requiere; b) Mejor relación calidad-precio: las y los profesionales freelance son expertos que se apasionan por el trabajo que ejecutan, son personas que trabajan en proyectos diversos y están en continuo aprendizaje, buscando nuevas y mejores formas de trabajar, por lo que están siempre a la vanguardia con ideas innovadoras; c) Ahorro de costos y tiempo: el proceso de publicación online y la recepción de propuestas a través de una plataforma de crowdsourcing resulta una opción económica, o hasta gratuita en algunos casos; d) Seguimiento en línea del proceso productivo: las plataformas de crowdsourcing ofrecen la ventaja de poder asignar y dar seguimiento a todas las tareas o etapas que el proyecto requiere a través de internet, por lo que se puede tener en todo momento un panorama claro del estado de avance del trabajo; e) Retroalimentación de otros clientes y mejora continua: cuando un cliente busca profesionales a través de plataformas de crowdsourcing, tiene la ventaja de poder revisar el portafolio en línea del freelancer que se desea contratar, también puede revisar proyectos similares en los que el freelancer haya participado, leer valoraciones que otros/as clientes han hecho sobre sus servicios, por lo que se genera mayor confianza a la hora de contratarlo/a para una tarea determinada; y, f) Pago más ágil y seguro mediante escrow: se trata de un sistema mediante el cual el o la clienta realiza un depósito de fondos que quedan reservados en garantía por el pago por los servicios que recibirá, por lo que se asegura que el freelancer contratado recibirá su pago una vez que el trabajo esté 100% finalizado, a la vez que el cliente tiene la garantía de que sólo liberará los fondos una vez que haya recibido el 100% de los servicios contratados y se encuentre satisfecho/a con el trabajo.

Les deseo una semana excelente y agradezco sus aportaciones y/u opiniones a través del correo alexaig1701@live.com.mx.

Comparte en:

Versión impresa