Las mujeres y los medios de comunicación

Por: Alejandra Salgado Romero

“Las mujeres tienen el mismo derecho a participar en el debate público, incluidos los medios de comunicación, y a ofrecer puntos de vista e ideas que deben ser escuchadas. Todo el mundo tiene derecho a vivir sin la carga de estereotipos de género perjudiciales”

ONU Mujeres

En nuestro país y en el mundo entero, muchas mujeres han destacado, a lo largo de la historia, por su esfuerzo para visibilizar nuestra situación y necesidades, e impulsar la participación de mujeres en el ámbito público, específicamente a través del quehacer periodístico y de los medios de comunicación en general. Como un referente, es importante recordar que, a finales del siglo XIX, se fundó la primera revista feminista en México, “Las Hijas de Anáhuac”, que posteriormente se llamó “Violetas del Anáhuac”, así como el periódico “Mujeres del Anáhuac”. De acuerdo con algunos autores/as, había en esa época otras mujeres que trabajaban como redactoras, correctoras y escritoras en medios impresos, pero debido a los prejuicios que imperaban, -y que ahora mismo, en muchos casos, prevalecen-, firmaban con pseudónimos. Si bien han ocurrido cambios en la vida simbólica y material de hombres y mujeres alrededor del mundo, también está demostrado que todo avance tiende a invisiblizarse al seguirse reforzando, -desde distintos ámbitos-, los roles tradicionales.

Los medios de comunicación emergen, en la era de la información y la comunicación, como agentes fundamentales en la importante labor de difundir la nueva realidad social y de evidenciar las problemáticas y las necesidades cotidianas de la sociedad, sobre todo cuando se trata de sectores tan vulnerables como las mujeres. Uno de los objetivos planteados en la Plataforma de Acción de Beijing, desde 1995, fue fomentar una imagen equilibrada y no estereotipada de la mujer en los medios de difusión. En dicho contexto, se recomendó fomentar la investigación y la aplicación de una estrategia de información, educación y comunicación para estimular dicha imagen equilibrada, que además evidenciara las múltiples funciones que las mujeres desempeñan cotidianamente. Una estrategia fundamental es el monitoreo de medios de comunicación, -iniciado en la década de los noventa-, que ha permitido recabar evidencias sobre la manera en que se muestra a las mujeres y a los hombres a través de los medios de comunicación, evaluando además periódicamente si la misma ha cambiado a través de los años, en función y correspondencia a la creciente participación de las mujeres en la vida pública, así como a su necesidad por verse reflejadas en los medios. Desde hace más de 20 años, los 189 Estados Miembros de las Naciones Unidas reconocieron el papel crucial de los medios de comunicación en el cambio de los estereotipos de género que influyen en nuestra forma de pensar y actuar, considerando que las mujeres y los medios de comunicación debían ser una de las 12 esferas de especial preocupación de la Plataforma de Acción de Beijing, e instaron a los medios de comunicación de todo el mundo a que intensificaran su apoyo a la promoción de las mujeres… y, como en todo lo que se relaciona con las mujeres y sus derechos, falta mucho por trabajar y lograr.

Pese a todos los esfuerzos y lucha de las mujeres feministas, los medios de comunicación, -en un gran porcentaje-, a nivel internacional, nacional y local, siguen fomentando los roles tradicionales tanto de mujeres, como de hombres. En los medios y la publicidad, las mujeres continuamos apareciendo como objeto sexual, -a pesar de la intención de presentar la imagen femenina con un enfoque de modernidad, libre de prejuicios sociales y desarrollando roles profesionales-, pues se nos continúa mostrando preocupadas por el aspecto físico y casi nunca por el intelectual, mientras que los hombres casi siempre se muestran interesados por los deportes y la tecnología. Aunado a ello, la mujer que trabaja por lo regular es presentada en posiciones de subordinación. Es necesario, entonces, reconocer que aun cuando se han logrado algunos avances en torno a cómo participamos y somos tratadas las mujeres desde y en los medios de comunicación, resulta tan imperativo como impostergable el continuar reflexionando en torno a lo que Kamla Bhasin, feminista hindú, aportó: “Nuestra dignidad ha sido despedazada por medios que hacen uso de nuestros cuerpos, que los distorsionan; que nos transforman en objetos, en bienes de consumo vendibles”.

En otro dato revelador, a nivel nacional, en octubre del 2021, los datos demuestran que tan solo en la prensa, en los 18 periódicos de cadena nacional, de los 140 puestos directivos, únicamente 19 estaban ocupados por mujeres… sin duda, una de las condiciones que desafortunadamente prevalecen es la falta de mujeres en puestos directivos en medios de comunicación. Lo anterior implica, no sólo una falta de representación de las mujeres dentro de los puestos de liderazgo en este sector, sino que revela uno de los motivos de la falta de información con perspectiva de género que maneje los temas informativos con la atención merecida y no desde una visión patriarcal, pues si bien no se garantiza con una mujer en puestos de liderazgo el aplicar dicha perspectiva, sin su presencia se anula dicha posibilidad.

Sobre la importancia de la participación de las mujeres en los medios de comunicación, Laura Martínez, defensora de las audiencias del Instituto Mexicano de la Radio (IMER), ha afirmado con convicción que ““Silenciar a una mujer es un acto político, no es algo de casualidad. Por lo que es urgente que más mujeres se vean representadas en los medios de comunicación. El derecho humano a comunicar”, y es verdad, por ende, quienes tenemos la gran oportunidad de comunicar debemos asumirnos como auténticas defensoras de los derechos de las mujeres, capacitarnos sistemáticamente en perspectiva de género para poder exigir y poner fin a los estereotipos y la violencia en contra de nuestro género desde cada espacio, cuidando al máximo lo que publicamos y/o comunicamos, con la conciencia de que impactará no sólo en el presente, sino en el futuro de nuestra sociedad.

Les deseo una semana excelente y agradezco sus aportaciones y/u opiniones a través del correo alexaig1701@live.com.mx.

Comparte en:

Versión impresa