Cochinero en Morena

(Parte 1)

Por: Efraín Flores Iglesias

Este fin de semana, en medio de golpes, acarreos, compra del voto y demás irregularidades, inició el proceso de renovación del Congreso Nacional de Morena, máximo órgano de decisión del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el caso particular de Guerrero, fue claro que la mayoría de los alcaldes y legisladores de Morena y algunos funcionarios estatales se metieron con todo en la elección interna.

Ahí está el caso del alcalde de Cocula, Carlos Alberto Duarte Bahena, quien fue sorprendido acarreando en unidades del transporte público a ciudadanos de su municipio para votar en la casilla instalada en Teloloapan, uno de los municipios que forman parte al distrito 01 federal.

Y eso no es todo. Duarte Bahena y su esposa, Ruth Salazar Galindo (presidenta del DIF Municipal de Cocula), se registraron como candidatos al Congreso Nacional de Morena. Pese a la operación acarreo y a la inducción al voto, la pareja imperial de Cocula no logró los votos necesarios para ocupar un lugar en el Congreso Nacional de Morena.

Los que resultaron triunfadores en el distrito 01 de Tierra Caliente son:
Celeste Mora Eguiluz, ex alcaldesa de Tlalchapa, ex diputada local y actual titular de la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internacionales del gobierno estatal; y su padre, Martín Mora Aguirre, quien también ha sido presidente municipal de Tlalchapa y diputado local. Ambos forman parte del grupo del senador Félix Salgado Macedonio.

Lurbe María Benítez Ramírez, Francisca Baltazar Bravo, Gilda García Salgado, Leticia Contreras Evaristo, J. Guadalupe Ascencio Roque, Alexei Nieto Arias, Orlando Echeverría Sosa y Onofre Alvarado Flores son los otros ocho candidatos que lograron un espacio en el Congreso Nacional de su partido. Todos ellos son de la región de Tierra Caliente.

El alcalde de Cocula y su esposa no pudieron convencer a los militantes de Morena del distrito 01 para que votaran por ellos. El acarreo no les funcionó. Por el contrario, les resultó contraproducente.

Pero, en otros distritos el acarreo sí les funcionó a algunos candidatos, a quienes no les importó realizar esa vieja práctica del PRI y del PRD, institutos políticos del cual muchos de ellos provienen y que abandonaron para subirse a la ola morenista y así seguir escalando políticamente.

La ambición por el poder y el dinero es lo que distingue a muchos de los que ayer lograron un espacio en el Congreso Nacional del partido que prometió en 2018 ser la esperanza de México.

En términos estrictos, la elección interna de Morena fue un cochinero, un desastre, una porquería, un mal ejemplo para el pueblo de México.

Millones de mexicanos fuimos testigos de las prácticas antidemocráticas en las que incurrieron la mayoría de los candidatos morenistas. Sí, de aquellos que pretenden desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE), al considerarla una institución corrupta, antidemocrática y al servicio del PRI, del PAN y otras fuerzas políticas “oscuras”.

Ahora entiendo porque quieren desaparecer al INE. Les estorba para hacer sus marranadas en las elecciones constitucionales y por no someterse a los caprichos del dictadorzuelo que despacha en Palacio Nacional.

Coincido con el ex representante de Morena ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) en el estado de Guerrero, Sergio Montes Carrillo, cuando señala que en el proceso interno de Morena se violentaron principios de la democracia electoral mexicana, tales como la imparcialidad, certeza, máxima publicidad, legalidad, objetividad e independencia.

Resulta que a muchos militantes de ese partido les violentaron sus derechos político-electorales. Y lo que es peor: algunos personajes de las dirigencias estatal y nacional (organizadores del proceso interno) se auto calificaron en las listas de aspirantes, lo cual es ilegal, ya que no podían ser juez y parte al mismo momento.

En algunos municipios, como fueron los casos de Tlapa de Comonfort (distrito 05 federal), Ayutla de los Libres (distrito 08 federal) y Acapulco (distrito 09) hubo golpes, quema de boletas y urnas y acarreo de votantes.

En Tlapa, por ejemplo, el presidente de la casilla es funcionario del gobierno estatal, y uno de los escrutadores fue hace un año candidato a diputado local por el PT en el distrito local 28, por lo que se generó una intensa discusión.

Los inconformes se apoderaron de las urnas, las vaciaron al piso y rompieron la papelería, ante las irregularidades del proceso.

En Ayutla, un grupo de militantes quemaron las urnas, debido al acarreo de votantes y compra del voto que hicieron varios candidatos al Congreso Nacional. ¡Zas!

Lo cierto es que algunos ingenuos militantes de Morena se atreven a decir en las redes sociales que los responsables del cochinero en la elección interna son el PRI y el PRD, porque supuestamente enviaron a sus infiltrados para perjudicar la imagen del partido del presidente López Obrador y a la Cuarta Transformación. Se pasan de ingenuos.

El 12 de octubre de 2012, López Obrador posteó en su cuenta de Twitter lo siguiente:

“Valerse de la pobreza y comprar votos es un pecado social, una inmoralidad. Pero a los defensores de la corrupción les parece algo normal”.

Tres años después, el 27 de abril de 2015, señaló también en Twitter:

“Que nunca se permita el amiguismo, el influyentismo y nepotismo, ninguna de esas lacras de la política. MORENA debe ser faro de moralidad”.

Todo indica que esas sugerencias quedaron en el discurso, en el ayer, en el olvido.

Hoy por hoy, las prácticas más rancias de la política se practican en Morena. Y se entiende. La mayoría de los integrantes de ese partido-movimiento fueron antes miembros del PRI o del PRD, como es el caso de la presidenta municipal de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, quien durante varios años trabajó en gobiernos municipales priistas; en 2012 intentó ser candidata a regidora por el PRD, y en 2015 fue candidata a diputada local por el Partido Humanista. El transfuguismo, pues.

Pero esa es otra historia…

Comentarios:

E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Twitter: @efiglesias

Comparte en:

Versión impresa