opinion


Por: Servicios AINI

El PRD y la definición de su candidato en Guerrero

Contexto Político


Fecha Publicacion:  miércoles, 21 de octubre de 2020 - 01:13:00 -- Fecha Actualizacion martes, 20 de octubre de 2020 - 23:43:43

La hora de la verdad ha llegado en el perredismo guerrerense. A partir del viernes 23 inicia la encuesta para elegir a quien los abanderará en la elección de 2021.

Los dos aspirantes que buscan la candidatura (Carlos Reyes Torres y Evodio Velázquez Aguirre) se han comprometido en que respetarán los resultados de la encuesta que se realizará en los municipios más grandes de la entidad, especialmente en aquellos en donde el PRD tiene un importante número de militantes. 

Durante las últimas semanas, tanto Carlos Reyes como Evodio Velázquez han recorrido toda la entidad buscando el apoyo de la militancia y construyendo alianzas con importantes actores políticos del PRD y de otras fuerzas políticas.

Hasta el momento ha prevalecido un ambiente de respeto entre los equipos de ambos personajes. Al parecer hay una especie de pacto de no agresión. Lo cual es bueno y sano para que el Sol Azteca llegue unido a la elección de 2021, en el que estará en juego, no sólo el futuro de varias carreras políticas, sino el registro del partido que el 5 de mayo de 1989 fundara el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Las bases del PRD han escuchado con atención los mensajes de los aspirantes. Y, desde luego, la mayoría ya decidió a quien apoyar en la encuesta. 

Es claro que Carlos Reyes es quien más ha sumado a su favor. Y no hablo solamente de alcaldes y dirigentes municipales, sino de importantes grupos políticos, como lo es Izquierda Progresista de Guerrero (IPG), cuyo líder moral es el ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, y Democracia Social (DS), que dirige el diputado Raymundo García Gutiérrez, el único perredista que le ganó en 2018 a Morena en uno de los nueves distritos electorales federales de la entidad.

La alianza entre Alternativa Democrática Guerrerense (ADG) –a la cual pertenece y que comanda el diputado Celestino Cesáreo Guzmán– e IPG se fortaleció en el pasado mes de agosto, sobre todo, cuando ganaron la dirigencia estatal del PRD para Alberto Catalán Bastida y la Presidencia del Consejo Estatal para Mario Ruiz Valencia.

Además de encabezar reuniones con perredistas de base, Carlos Reyes se reúne con dirigentes de otros partidos políticos para construir un gran bloque en las elecciones de 2021.

El pasado 6 de septiembre, por ejemplo, durante un evento que encabezó en Chilpancingo y en el que presentó el “Plan para enfrentar la crisis de Guerrero”, fue acompañado por Adrián Wences Carrasco, dirigente de Movimiento Ciudadano (MC), y Francisco Rodríguez Otero, empresario de Acapulco y ex diputado local del PAN.

Lo que distingue a Carlos Reyes es que es un político que sabe escuchar y que no le apuesta a la confrontación. 

De Armando Chavarría Barrera, quien fuera su gurú político, aprendió el arte de la prudencia y la construcción de acuerdos.

Como fundador del PRD ha planteado que el PRD debe regresar a sus orígenes y trabajar intensamente con las bases para no cometer más errores. 

El pasado fin de semana, durante su visita a Chilapa, afirmó que no se puede gobernar bien a un pueblo que no se le conoce. Es por eso –dijo– que en los últimos meses “he recorrido todo Guerrero en varias ocasiones escuchando a cada uno de los sectores y elaborando un plan estratégico para enfrentar la crisis que desde hace años vivimos”.

En torno a las elecciones del pasado domingo en Coahuila e Hidalgo, en el que Morena sufrió una severa derrota ante el PRI, señaló que en los procesos electorales la gente sabe tomar decisiones, evaluar a sus gobiernos y nunca da un cheque en blanco.

Y manifestó que en Guerrero hay aspirantes a la gubernatura que “no tienen el conocimiento del estado, ni del comportamiento de la sociedad, y tienen la confusión de que porque se gana ya se va a seguir ganando, pero nunca ha sido así, y nunca será así”.

En efecto, los triunfos no son para siempre. En una democracia se gana o se pierde.

Carlos Reyes Torres ha ocupado varios cargos en su carrera política: desde comisario municipal de su natal Petacalco hasta presidente de la Comisión de Gobierno en el Congreso local.

También ha sido alcalde de La Unión de Isidoro Montes de Oca (2002-2005), diputado local en dos ocasiones y dirigente estatal de su partido (2011-2014).

Por cierto, en 2011 derrotó a Evodio Velázquez en la votación del Consejo Político del Sol Azteca, en donde se eligió al dirigente del perredismo en Guerrero. Al ex alcalde porteño no le quedó más que conformarse con la Secretaría General. 

La encuesta se realizará el 23, 24 y 25 de este mes. Aunque es necesario precisar que estatutariamente la definición del candidato a gobernador no puede ser a través de una encuesta, sino a través del Consejo Estatal. ¡Zas!

ENTRE OTRAS COSAS… Hace unos días, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, exdelegado del gobierno federal en Guerrero, señaló que en 2015 fue candidato de Morena por la gubernatura “cuando nadie quería tomar el desafío y todos rehuyeron”, dejando entrever que eso es suficiente para que en 2021 su partido lo postule nuevamente para contender por el gobierno de la entidad.

Si ese fuera el caso, todos los morenistas que participaron en la pasada elección como candidatos a diputados y alcaldes y que no fueron favorecidos por el efecto AMLO, también tendrían el derecho de repetir como candidatos, como es el caso de  Silvia Alemán Mundo, catedrática de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), quien perdió la elección de alcalde en Chilpancingo ante la alianza PRD-PAN-MC.

Luego entonces, la que tendría que sentarse y declinar ante Silvia Alemán es la diputada Norma Otilia Hernández Martínez, quien en su afán de darse a conocer ante el electorado no le importa usar cubrebocas ni respetar la sana distancia cuando saluda a la gente de las comunidades serranas del municipio.

Comentarios: 

E-mail: [email protected]

Twitter: @efiglesias


Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO