La OTAN reducida a su mínima expresión

Por: Teodoro Rentería Arróyave

Desde que las grandes potencias triunfadoras de la Segunda Guerra Mundial, se dividieron el planeta en dos grandes bloques: “Este” y “Oeste”, la humanidad vive en un hilo en cuanto a su supervivencia, sobre todo en tanto a las malditas “zonas de influencia” que determinaron los poderosos.
Esta hipótesis está más que comprobada una y otra vez, como lo fue en la llamada “Guerra Fría”, en la “crisis de los misiles -soviéticos-, de Cuba” y ahora con la guerra de Rusia contra Ucrania.
Si queremos ser imparciales y saber cuáles son los orígenes del actual conflicto bélico, tenemos que aceptar que occidente violentó la zona de influencia de Rusia, reducto de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas, URSS, al querer incorporar a Ucrania al poder capital de occidente.
Desde que se inició dicha guerra o invasión rusa a Ucrania, dejamos asentada nuestra tesis de que los países pertenecientes a la OTAN emprenderán sólo una guerra mediática, nunca bélica, porque la misma podría perderse y, lo más grave, provocar la Tercera y última Guerra Mundial.
Este jueves 30 de junio de 2022, en la Cumbre de la OTAN en Madrid se nos da la razón, el propio presidente anfitrión Pedro Sánchez, en la sesión de clausura, ha declarado compungido o no, que “son malos tiempos, el miedo a un conflicto bélico a gran escala ha cundido”.
Sin embargo, para medio salir airoso de su compromiso de anfitrión, agregó que “no hay mejor momento para invertir en defensa: que desatender la seguridad de los ciudadanos no es de izquierdas, para luego mendigar a las derechas más dinero para el gasto militar, según él para garantizar “la seguridad”, finalmente presume que “España ha reforzado su posición en el escenario internacional”, en la cita de la Alianza Atlántica en Madrid
Pedro Sánchez cerró este jueves la cumbre de la OTAN en Madrid, según afirmó, satisfecho, con el argumento falaz de su “magnífica organización”. “Ha sido una gran oportunidad de proyectar la imagen de un país moderno, serio, solvente, comprometido con la paz y con la seguridad internacional”. Ha celebrado, eufórico, que “España ha reforzado su posición en el escenario internacional”.
Incomprensible todo lo dicho y actuado. Pedro Sánchez afirma luchar por la paz mundial y pide más dinero para el gasto bélico, en consecuencia, lo más “significativo” del encuentro madrileño fueron los calificativos vociferantes: a Rusia la bautizaron como “La Amenaza directa” y a China como el “Desafió Sistémico”. En serio, es de no entenderse nada de lo visto y actuado en la Cumbre de Madrid. LA OTAN HA SIDO REDUCIDA A SU MÍNIMA EXPRESIÓN.

Comparte en:

Versión impresa