Servicios AINI
Kiev, Ucrania. Rusia se está preparando para la siguiente fase de su ofensiva en Ucrania, según un funcionario militar ucraniano, después de que Moscú dijera que sus fuerzas iban a intensificar las operaciones militares en «todas las áreas operativas».


Mientras las entregas occidentales de armas de largo alcance comienzan a ayudar a Ucrania en el campo de batalla, los cohetes y misiles rusos han golpeado ciudades en ataques que, según Kiev, han matado a decenas de personas en los últimos días.


«No se trata sólo de ataques con misiles desde el aire y el mar», dijo el sábado Vadym Skibitskyi, portavoz de la inteligencia militar ucraniana.


«Podemos ver bombardeos a lo largo de toda la línea de contacto, a lo largo de toda la línea del frente. Hay un uso activo de la aviación táctica y de los helicópteros de ataque», explicó.


El vocero militar aseguró que está claro que se están llevando a cabo los preparativos para la «siguiente fase de la ofensiva».


LLUVIA DE MISILES
Los militares ucranianos dijeron que Rusia parecía estar reagrupando unidades para una ofensiva hacia Sloviansk, una ciudad simbólicamente importante en poder de Ucrania en la región oriental de Donetsk.


El Ministerio de Defensa británico dijo el domingo que Rusia también estaba reforzando las defensas en las zonas que ocupa en el sur de Ucrania tras la presión de las fuerzas ucranianas y las promesas de los líderes ucranianos de forzar la salida de Rusia.


Ucrania afirma que al menos 40 personas han muerto en los bombardeos rusos sobre zonas urbanas desde el jueves, mientras se intensifica la guerra lanzada por el presidente ruso Vladimir Putin el 24 de febrero.


Decenas de familiares y residentes locales asistieron el domingo al funeral de Liza Dmytrieva, de 4 años, en la ciudad central ucraniana de Vinnytsia. La niña murió en un ataque con misiles sobre el centro de Vinnytsia el jueves, en el que murieron 24 personas, según las autoridades ucranianas.


Los cohetes alcanzaron el viernes por la noche la ciudad nororiental de Chuhuiv, en la región de Járkov, matando a tres personas, entre ellas una mujer de 70 años, e hiriendo a otras tres, dijo el gobernador regional Oleh Synehubov.


«Tres personas han perdido la vida, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Porque Putin se volvió loco?», dijo Raisa Shapoval, de 83 años, una angustiada residente sentada en las ruinas de su casa.


Al sur, más de 50 cohetes Grad rusos bombardearon la ciudad de Nikopol, a orillas del río Dnipro, matando a dos personas que fueron encontradas entre los escombros, dijo el gobernador Valentyn Reznichenko.


OCHO AÑOS DESPUÉS
El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, afirmó que Rusia sigue sembrando dolor y muerte en suelo ucraniano ocho años después del derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobre el este de Ucrania por lo que, según los investigadores internacionales, fue un misil tierra-aire ruso probablemente disparado por las milicias respaldadas por Rusia en la región.


«¡Pero nada quedará impune!», dijo.
«¡Todos los criminales serán llevados ante la justicia!», prometió.


Moscú, que califica la invasión de «operación militar especial» para desmilitarizar a su vecino y erradicar a los nacionalistas, afirma que utiliza armas de alta precisión para degradar la infraestructura militar de Ucrania y proteger su propia seguridad. Rusia ha negado repetidamente haber atacado a civiles.

Kiev y Occidente dicen que el conflicto es un intento no provocado de reconquistar un país que se liberó del dominio de Moscú con la desintegración de la Unión Soviética en 1991.

Comparte en:

Versión impresa