Servicios AINI
Río de Janeiro, Brasil. A menos de tres meses de las elecciones en Brasil, un policía identificado como simpatizante del presidente Jair Bolsonaro asesinó a disparos a un líder del partido de Luis Inácio Lula da Silva durante una fiesta, aumentando el clima de odio en la región.


De acuerdo con líderes del Partido de los Trabajadores (PT), el agresor irrumpió en una fiesta celebrada la noche de este sábado en un club en Foz de Iguazú, en la región de Paraná, lo que derivó en una disputa entre dos hombres, presuntamente por razones políticas.


Según información de medios locales, Marcelo Arruda, un tesorero del grupo político que abandera al izquierdista Lula y quien compitió por una vicealcaldía, celebraba su fiesta de cumpleaños temática en alusión al partido, incluso llevaba una playera con el rostro del exmandatario Lula.


Aparentemente ese hecho molestó al agresor, quien acudió a la fiesta sin invitación, amenazó con matar gente y le disparó tres veces a Arruda, quien presuntamente sacó un arma para defenderse y le disparó al hombre identificado como Jorge Guaranho, un presunto policía penitenciario.


Posteriormente se confirmó la muerte de ambos por disparos de arma de fuego.


Tras la noticia, el aspirante presidencial Lula da Silva lamentó el crimen derivado de intolerancia política.
Asimismo, a través de redes sociales externó su solidaridad tanto a la familia de Arruda como de Guaranho, luego de compartir una serie de tuits en los que se lee “dos familias perdieron a sus padres, los niños quedaron huérfanos”, pues de acuerdo con la Policía el agresor llegó a la fiesta con su esposa, quien llevaba a un bebé en brazos.


En tanto, la presidenta del partido, Gleisi Hoffmann, recriminó el discurso de odio que persiste en la región, pues atribuyen estas diferencias a los discursos de Bolsonaro.

Comparte en:

Versión impresa