Servicios AINI
Río de Janeiro, Brasil. Representantes de partidos de la oposición al gobierno presentaron este martes un pedido a la Procuraduría General de la República (PGR) para que investigue al presidente Jair Bolsonaro por “exhortar al odio” contra sus adversarios.


Según los diputados federales del Partido de los Trabajadores (PT), Partido Socialismo y Libertad, Red, Partido Comunista de Brasil, Partido Democrático Laborista, Partido Socialista Brasileño y Partido Verde, Bolsonaro “utiliza su posición de autoridad para sembrar el odio”, “lo que naturalmente puede llevar a una situación de violencia no deseada por la sociedad, en medio del proceso electoral democrático, durante el cual las rivalidades y disputas deben ser de ideas, no de fuerza”.


La denuncia atribuye al presidente supuesta “incitación y apología del delito”, tipificado en el Código Penal. “Las conductas del Demandado, practicadas de forma reiterada, además de atentar contra el orden democrático y la integridad física de los brasileños, constituyen, en teoría, delitos tipificados en el Código Penal y en la legislación especial. Se trata de acciones y conductas que merecen, por un lado, un gran repudio y, por otro, la adopción de medidas legales para que tales prácticas sean efectivamente sancionadas», señala el documento.


Los parlamentarios exponen que “Bolsonaro alimenta y estimula las amenazas autoritarias y violentas contra las instituciones democráticas y sus opositores políticos”, vinculando la conducta “agresiva” y los “estímulos a la intolerancia” contra los opositores como lo sucedido el pasado fin de semana con el asesinato a tiros de un militante del PT por un partidario de Bolsonaro.


“Las recientes (transmisiones) en vivo presidenciales y las manifestaciones en las redes sociales del Demandado siempre vinieron cargadas de amenazas a las instituciones y a la honradez del proceso electoral, además de servir como estímulos e incentivos, directa y/o subliminalmente, a las prácticas violentas, de odio e intolerancia contra los brasileños que profesan pensamientos e ideologías diferentes, lo que resultó, como se dijo, en el repugnante asesinato en Foz do Iguaçu y que está alimentando las amenazas e intimidaciones contra miles de brasileños”, registra la acusación.

Los opositores también piden que se tomen medidas legales con los proveedores de redes sociales, motores de búsqueda y herramientas de mensajería instantánea, “para que traten de impedir la difusión, a través de mecanismos de moderación de contenidos públicos, de cualquier conducta que represente prácticas de odio e intolerancia política, especialmente durante el periodo electoral”.

Comparte en:

Versión impresa