Servicios AINI
Kiev, Ucrania. Al menos tres países bálticos minimizaron las represalias de Rusia y hasta acusaron nuevas hostilidades del gobierno responsable de la muerte de miles de civiles y soldados por la guerra en Ucrania, mientras defensores acusaron que siguen bombardeándolos de manera incesante en Severodonetsk y Lisichansk.


Lituania sostuvo, dos días después de bloquear las exportaciones por Kaliningrado y el cruce de rusos en trenes de la zona, que no teme las acciones que prepara el gobierno de Vladimir Putin. Y hasta adelantó que la decisión más obvia es el corte al suministro eléctrico, plan que no les hará cambiar su postura, pues respetará las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) ante la guerra y garantizó total respaldo al ejército de Volodimir Zelenski.


Luego de las amenazas de que toda la población lituana pagaría por ese desafío, esa nación dijo que sabrá responder a lo que acuerde esa nación, ante lo que el Kremlin insistió que cada acción hostil en su contra lo obliga a actuar y “defender sus intereses”.


En tanto, Finlandia escaló la confrontación al sostener que tiene todo preparado por si recibe una agresión directa al recordar que Rusia está en contra de su posible adhesión a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Mostrando que no teme a lo que pueda mostrar Rusia, el general y ministro de Defensa, Timo Kivinen, aseveró que ese país cuenta con alta preparación militar y una defensa precisa aprendidas en la Segunda Guerra Mundial, lo que recuerda que líderes rusos han amagado con extender el conflicto hacia otras naciones, a las que acusa de elevar las hostilidades en su contra y tacha de “rusofóbicas”.

Incluso resaltó que ante las atrocidades que están cometiendo en contra de una nación aliada la población está lista para luchar por su incorporación a la alianza estratégica. Y reiteró que su preparación contempla el “uso masivo de potencia de fuego, fuerzas blindadas y fuerzas aéreas”.

Por separado, Estonia, que limita con Rusia, denunció que el invasor sigue violando espacio aéreo, pues ayer identificó que uno de sus helicópteros MI-8 cruzó su territorio lo que calificó de “extremadamente grave”, por lo que alista una respuesta. De acuerdo con ese gobierno, esa irrupción ocurrió el pasado 18 de junio y puede agravar las tensiones en la región.

Cabe destacar que dos de estos países pertenecieron a la Unión Soviética, por lo que el mismo Putin ha amagado con reunificar ese territorio, hecho por el que Zelenski insiste que si Ucrania pierde se seguirá con esos territorios.

Sin embargo, hasta el momento, ninguna voz del Kremlin ha dado respuesta a estos reclamos o posturas, pues sólo se lanzó contra Alemania, a la que acusa de fomentar la llamada “rusofobia”.

Asimismo, denunció un supuesto ataque ucraniano contra una refinería petrolera rusa. Sin evidencia de por medio, aseveró que los de Zelenski lanzaron drones contra estos puntos en Rostov, pero el ejército defensor no se ha acreditado el mismo, pues concentra sus llamados en reforzar la defensa de Donbás y garantizar evacuaciones en Mikolaiv.

Comparte en:

Versión impresa