El papa Francisco fue cuestionado sobre la situación de los sacerdotes en México tras los asesinatos ocurridos en Cerocahui, Chihuahua

El papa Francisco afirmó que el mundo de los cárteles de la droga “ha tomado tanto poder que ya lleva a la destrucción” en el mundo.Dicha afirmación fue realizada en entrevista concedida a las periodistas Valentina Alazraki y María Antonieta Collins, donde Francisco fue cuestionado sobre la situación de los sacerdotes en México tras lo ocurrido hace unas semanas en Cerocahui, estado de Chihuahua, donde dos jesuitas y un guía de turista fueron asesinados a balazos.

¿Ha tenido algún contacto con la Iglesia mexicana, con el Gobierno de México?”, preguntó Valentina Alrazaki.“Tuve una reunión donde había sacerdotes mexicanos y estaba uno que está por la zona. Y decía el párroco ‘pero este chico, yo lo bauticé; a este le di la primera comunión. Y ahora son empleados de los carteles’”, apuntó.Como que el mundo de los cárteles de droga ha tomado un poder tal que ya lleva a la destrucción, destrucción por la droga y destrucción para lograr el negocio diverso”, dijo.“Y eso sucede no solo en México.

En parte se ve también en otros lugares del mundo. En Brasil también se da. En Argentina parte, no tanto, como esos lugares donde están los cárteles tan bien delimitados. ¡Lo que puede el vicio de la droga y el negocio de la droga! El negocio de la droga no es solamente satisfacer el vicio, sino provocar más vicio.

O sea, es un negocio destructor”, puntualizó.Con respecto a las relaciones diplomáticas entre México y el Vaticano, que cumplen 30 años, el papa Francisco dijo estar contento.“Respecto de las relaciones con la Santa Sede yo estoy contento, porque siempre es un paso adelante. No sé si estamos mejor que hace 30 años, evidentemente se fueron dando pasos.

Cada paso es un problema o cada paso nace de un problema. Pero si nos vamos a poner a lamentar de lo que nos falta… demos el paso que nos toca hoy, el pequeño paso. Y en eso la diplomacia es muy grande”, explicó.

«Y ahí quiero subrayar cómo grandes logros diplomáticos en la Iglesia con los países se dieron con los pequeños pasos, pequeños pasos de respeto, de ir lentamente, paso a paso. Ahí de alguna manera se pueden lograr situaciones mejores. En ese aspecto digo que estoy contento con las relaciones. Siempre son pequeños pasos”, subrayó

Comparte en:

Versión impresa