Servicios AINI
Londres, Inglaterra. El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo el miércoles que se va con «la frente en alto», pero reconoció ante los diputados que su salida, provocada por una acumulación de escándalos, ocurre más temprano de lo que él hubiera deseado.


En una discusión con el jefe de la oposición laborista Keir Starmer, quien consideró a Johnson perdido en sus ilusiones «hasta el final», el dirigente conservador dijo a su adversario que él nunca «se presentó con una idea o proyecto para el país».


Mencionando el Brexit, la campaña de vacunación contra el covid-19, o el «papel decisivo» del Reino Unido en Ucrania contra «la brutal invasión» rusa, Johnson se declaró «orgulloso del formidable trabajo de equipo» realizado bajo su dirección.


«Es absolutamente cierto que me voy en un momento que no escogí», declaró Johnson, cerca de una semana después del anuncio de su renuncia, desencadenada por el éxodo masivo de miembros de su gobierno luego de sucesivos escándalos.


«Me voy con la frente en alto», afirmó durante la sesión de preguntas en el Parlamento..
Tras el anuncio de la renuncia de Johnson el jueves pasado, ocho candidatos figuran en la lista para sucederlo en la jefatura del Partido Conservador y en Downing Street.


Una primera vuelta de votación de los diputados conservadores se realiza este miércoles. Al menos un candidato será eliminado, el que tendrá menos votos, o aun más si no logran 30 sufragios.


Otras vueltas serán organizadas hasta que sean escogidos dos finalistas.


Se organizará entonces una votación por correspondencia, reservada únicamente a los miembros del partido. El resultado se espera para el 5 de septiembre.

Comparte en:

Versión impresa