Servicios AINI
Manila, Filipinas. Ferdinand Marcos, hijo del depuesto dictador del mismo nombre, juramentó el jueves como presidente de Filipinas en uno de los mayores regresos políticos en la historia reciente pero que según oponentes fue alcanzado gracias a un remozamiento de la imagen de su familia.


El ascenso al poder de Marcos Jr. —36 años años después de que una revuelta del “Poder del Pueblo” apoyada por el ejército enviara a su padre a la infamia mundial— supone un vuelco en la política de esta democracia de Asia, donde un día feriado, monumentos y la Constitución son recordatorios del régimen tiránico de su padre.


Pero en su discurso de investidura, Marcos Jr., conocido como «Bongbong», defendió el legado de su fallecido padre, que según dijo consiguió muchas cosas que no se habían alcanzado desde la independencia del país, y dijo que le emularía.


SARA DUTERTE, HIJA DEL PRESIDENTE SALIENTE, ASUMIÓ VICEPRESIDENCIA
“Lo consiguió, en ocasiones con el apoyo necesario, en ocasiones sin él. Así será con su hijo”, dijo entre aplausos de sus seguidores en la multitud. “No les daré excusas”.


“Mi padre construyó más y mejores carreteras, produjo más arroz que todos los gobiernos antes que el suyo”, dijo Marcos Jr., que también elogió los proyectos de infraestructura de su igualmente controvertido predecesor, Rodrigo Duterte.


El nuevo mandatario pidió unidad. No mencionó las atrocidades de derechos humanos ni el expolio de los que fue acusado su padre, y dijo que hablaría del futuro, no del pasado. La hija de Rodrigo Duterte, el presidente saliente, asumió la vicepresidencia tras ganar también en las elecciones.


En Filipinas, los candidatos a la vicepresidencia deben competir por separado en las elecciones para ganar el puesto.


Activistas y sobrevivientes de la era de la ley marcial bajo Ferdinand Marcos padre protestaron durante la asunción presidencial de Marcos Jr. en las escalinatas del Museo Nacional en Manila. Miles de policías, incluidos contingentes antimotines, agentes de élite y francotiradores fueron desplegados para garantizar la seguridad en el distrito turístico de la bahía.


El vicepresidente chino Wang Wishan y Doug Emhoff, esposo de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, figuraban entre los dignatarios presentes en la ceremonia.

Comparte en:

Versión impresa