Servicios AINI
Estados Unidos. El número de personas que padecen hambre en el mundo aumentó hasta alcanzar los 828 millones de personas en 2021, lo que supone un aumento de unos 46 millones desde 2020 y de 150 millones desde el brote de la pandemia de covid-19, documentó un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


El informe también aportó nuevas pruebas que muestran que el mundo se está alejando de su objetivo de acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición en todas sus formas de aquí a 2030.
En la edición de 2022 del informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI) se presenta información actualizada sobre la situación de la seguridad alimentaria y la nutrición en todo el mundo, incluidas las últimas estimaciones sobre el costo y la asequibilidad de las dietas saludables.


Además, en el informe se plantean las formas en que los gobiernos pueden reorientar el apoyo que actualmente prestan a la agricultura para reducir el costo de las dietas saludables, teniendo en cuenta los limitados recursos públicos disponibles en muchas partes del mundo.


EL PORCENTAJE DE PERSONAS AFECTADAS HA CRECIDO DESDE 2020
El informe, publicado este miércoles fue elaborado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).


Las cifras describen un panorama desalentador, pues revelan que el año pasado 828 millones de personas padecieron hambre, un incremento de 46 millones de personas más que el año anterior y 150 millones más que en 2019.


Tras permanecer relativamente sin cambios desde 2015, el porcentaje de personas afectadas por el hambre se disparó en 2020 y siguió aumentando en 2021, hasta alcanzar a 9.8 por ciento de la población mundial, frente a los porcentajes de 8 por ciento registrado en 2019 y 9.3 por ciento en 2020.


Alrededor de 2 mil 300 millones de personas en el mundo –29.3 por ciento de la población global– se encontraban en situación de inseguridad alimentaria moderada o grave en 2021, esto es, 350 millones de personas más que antes del brote de la pandemia de covid-19, indica el informe.


Cerca de 924 millones de personas (11.7 por ciento de la población mundial) afrontaron niveles graves de inseguridad alimentaria, lo que supone un aumento de 207 millones en un intervalo de dos años.


MÁS MUJERES QUE HOMBRES PADECEN HAMBRE
La brecha de género en relación con la inseguridad alimentaria siguió aumentando en 2021, ya que 31.9 por ciento de las mujeres del mundo padecía inseguridad alimentaria moderada o grave, en comparación con 27.6 por ciento de los hombres, una brecha de más de 4 puntos, en comparación con los 3 puntos porcentuales registrados en 2020, detalló el documento.

En 2020, casi 3 mil cien millones de personas no pudieron permitirse mantener una dieta saludable, es decir, 112 millones más que en 2019, lo cual refleja los efectos de la inflación de los precios de los alimentos al consumidor, derivada de las repercusiones económicas de la pandemia de covid-19 y las medidas adoptadas para contenerla.

Comparte en:

Versión impresa