Servicios AINI
Estados Unidos. Un incendio forestal de rápido avance cerca del Parque Nacional de Yosemite aumentó de tamaño este sábado, convirtiéndose en uno de los de mayores dimensiones en California, Estados Unidos. Ha afectado ya a unas cuatro mil 800 hectáreas y sigue sin estar controlado, según la última actualización del servicio de bomberos.


Bajo este panorama, obligó a las autoridades a emitir órdenes de desalojo para miles de personas y dejó sin electricidad a más de dos mil casas y establecimientos.


Igualmente fueron cerrados varios caminos, incluida la carretera 140 entre las avenidas Carstens y Alred, lo que impedía el acceso a las principales rutas en dirección a Yosemite.


El llamado incendio “Oak” comenzó el viernes por la tarde al suroeste del parque, cerca de la localidad de Midpines, en el condado Mariposa; creció a 48 kilómetros cuadrados, según el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California (CAL FIRE, por su acrónimo en inglés).


El siniestro se presentó mientras los bomberos hacían avances contra un fuego previo que destruyó el borde de un bosque de secuoyas gigantes, en el flanco sur del parque Yosemite.


Las órdenes de desalojo entraron en vigor este sábado para más de seis mil personas que viven en una amplia zona rural escasamente poblada, dijo Daniel Patterson, portavoz del Bosque Nacional Sierra.
Bajo este panorama, el gobernador Gavin Newsom declaró el estado de emergencia para el condado Mariposa, debido a las secuelas del incendio “Oak”.


Más de 400 bomberos combatieron las llamas con helicópteros, otras aeronaves y topadoras frente a condiciones climáticas difíciles como calor, baja humedad y vegetación seca causada por la peor sequía en décadas, declaró Patterson.

Comparte en:

Versión impresa