Servicios AINI
Estocolmo, Suecia. El agua de lluvia dejó de ser potable en todo el mundo debido a la presencia de sustancias perfluoalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS), producidas por la actividad humana y que se esparcen por la atmósfera, indicó un estudio publicado en la revista Enviromental Science & Technology.


Investigadores en Estocolmo y Zurich detectaron la presencia de sustancias toxicas que se propagan en la atmósfera y pueden generar daños en la salud como cáncer, infertilidad y aumento del colesterol.


De acuerdo con los investigadores de la Universidad de Estocolmo y ETH Zurich, estas sustancias pueden encopetarse en agua de lluvia y nieve. Los expertos revisaron los nuevos límites de seguridad para estas sustancias como el (PFAS) y las compararon con mediciones atmosféricas en todo el mundo.


«Durante los últimos 20 años, los valores de referencia para PFAS en agua potable, aguas superficiales y suelos han disminuido drásticamente debido a nuevos conocimientos sobre su toxicidad. Como resultado, los niveles en los medios ambientales ahora están omnipresentemente por encima de los niveles de referencia.


«Según las últimas directrices estadounidenses sobre PFAS en el agua potable, el agua de lluvia de todo el mundo se consideraría insegura para beber”, afirma en un comunicado Ian Cousins, autor principal del estudio y profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Estocolmo.


Señala que, si bien no es común que los ciudadanos beban agua de lluvia en el mundo industrial, muchas personas en todo el mundo esperan que sea segura para beber y para abastecer muchas de nuestras fuentes de agua potable.


El equipo de la Universidad de Estocolmo ha realizado trabajos de laboratorio y de campo sobre la presencia y el transporte atmosférico de PFA durante la última década. Han observado que los niveles de algunos PFA nocivos en la atmósfera no están disminuyendo notablemente a pesar de que su principal fabricante, 3M, los eliminó hace ya dos décadas.


«La persistencia extrema y el ciclo global continuo de ciertos PFAS conducirán a la superación continua de las pautas mencionadas anteriormente”, dijo el profesor Martin Scheringer, coautor del estudio con sede en ETH Zurich en Suiza y RECETOX, Universidad Masaryk en el República Checa.

Comparte en:

Versión impresa