Servicios AINI
Estados Unidos. El control migratorio es competencia de las autoridades federales y los estados no deberían «entrometerse», advirtió la Casa Blanca este viernes, después de que el gobernador de Texas autorizara a las fuerzas de seguridad a enviar de vuelta a la frontera con México a los migrantes que detienen.


La aplicación de la ley de inmigración es competencia «de las autoridades federales y los estados no deberían (…) entrometerse en ella», dijo en rueda de prensa la portavoz de la Casa Blanca Karine Jean-Pierre.


El jueves el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, firmó una orden ejecutiva que faculta a la Guardia Nacional y al Departamento de Seguridad Pública «a detener a los inmigrantes que crucen ilegalmente los puertos de entrada y devolverlos a la frontera» para, según él, «proteger a los estadunidenses y asegurar la frontera sur».


Abbott «tiene un historial de causar caos y confusión en la frontera», afirmó Karine Jean-Pierre.
En abril el gobernador decidió aumentar la inspección de camiones en la frontera con México, lo cual afectó al flujo comercial, y envió a Washington autobuses con migrantes indocumentados.


Otro portavoz de la Casa Blanca, Abdullah Hasan, afirmó que las iniciativas llevadas a cabo en el pasado por Abbott «no inspiran confianza respecto a lo que ha preparado ahora».


La Operación Lone Star, una iniciativa de seguridad fronteriza lanzada en 2021 por Abbott en respuesta al aumento de los cruces fronterizos, que él atribuye a la política migratoria del presidente Joe Biden, «puso a los guardias nacionales y a las fuerzas del orden público en situaciones peligrosas y provocó una pesadilla logística», añadió Hasan.


El presidente Biden «se enfoca en soluciones de políticas reales para asegurar verdaderamente nuestra frontera: instalar nueva tecnología fronteriza, garantizar niveles récord de financiamiento para el Departamento de Seguridad Nacional, realizar más de 2 mil 800 arrestos en los primeros tres meses del lanzamiento de una campaña contra el contrabando sin precedentes», enumeró.


Hace una semana la Corte Suprema de Estados Unidos dio luz verde al gobierno de Biden para poner fin al programa “Quédate en México”, puesto en marcha por el expresidente republicano Donald Trump en 2019 y que permite enviar de vuelta a los solicitantes de asilo para que esperen la resolución de sus casos del otro lado de la frontera.

Comparte en:

Versión impresa