Por: Servicios AINI

El país «salpica sangre» de tantos muertos y desaparecidos por la violencia e impunidad imperante en el territorio nacional, reprocharon los obispos de México en voz de monseñor Ramón Castro Castro, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

A través de un mensaje difundido desde las primeras horas de este jueves en redes sociales, los obispos católicos del país exigieron a las autoridades civiles de todos los niveles una respuesta a la altura de las circunstancias que restablezca la paz en el país y a los criminales parar «tanto odio y violencia» en agravio de sus semejantes.

Es responsabilidad de quienes gobiernan procurar la justicia y favorecer la paz y la concordia en la convivencia social; esta realidad de violencia nos golpea, nuestro México está salpicando sangre de tantos muertos y desaparecidos, entre ellos 27 sacerdotes, incluidos los padres jesuitas que han sido asesinados por el crimen organizado, identificándose así con las miles de víctimas de nuestro pueblo que han tenido este fin, junto con las decenas de miles de desaparecidos a quienes sus familias siguen buscando», destacó Castro Castro.

En este mensaje, la Iglesia católica sostuvo que los índices de violencia y sus estructuras de muerte «se han desbordado e instalado en nuestras comunidades desfigurando a la persona humana y destruyendo la cultura de paz.

«Al lado de nuestro pueblo esperamos una respuesta a la altura de las circunstancias por parte de las autoridades civiles en todos los niveles», exigió el secretario general del Episcopado Mexicano.

En el llamamiento a los criminales y asesinos, monseñor Castro Castro les recordó que todo México quiere la paz, por lo que es preciso poner fin a tantos episodios atroces que han destruido y agraviado a miles de familias mexicanas durante años.

«En el nombre de Dios, sensibilícense ante los lamentos de sus hermanos que son hijos de Dios, cuyas lágrimas de sufrimiento, impotencia y rabia contenidas claman hasta el cielo, les suplicamos, les rogamos y les exigimos, en nombre de Dios, basta de tanta maldad y odio, todos queremos la paz», destacó en su mensaje monseñor Castro.

Por último, el religioso manifestó que los obispos de México sienten «como nunca» el dolor por tanta sangre inocente derramada a lo largo y ancho del país.

Comparte en:

Versión impresa