Por: Quadrantín

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador defendió de nueva cuenta su estrategia de seguridad y ante las críticas, dijo que hasta “los religiosos, con todo respeto, que no siguen el ejemplo del papa Francisco, porque están muy apergollados por la oligarquía mexicana”.

El sábado en la misa de cuerpo presente de los sacerdotes jesuitas asesinados en Chihuahua, Javier Campos Morales y Joaquín Cesar Mora Salazar, el líder de la comunidad en Cerocahui, Javier Ávila Aguirre pidió al mandatario revisar su estrategia de seguridad, porque “los abrazos ya no nos alcanzan para cubrir los balazos”.

En la conferencia de prensa matutina este lunes desde Palacio Nacional, el mandatario federal dijo que se informará más sobre su plan de seguridad y argumentar con datos, “el por qué no vamos a cambiar nuestra estrategia de atender las causas de la violencia y no hacer lo de antes, que se quería enfrentar la violencia con la violencia”.

En su defensa, López Obrador dijo que la estrategia de declararle la guerra al narcotráfico que inició con el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, fue fallida, inhumana y afectó muchísimo al país.

“La paz, no hay que olvidarlo, es fruto de la justicia, además vamos a dar resultados de cómo vamos avanzando”, expresó y consideró que sus adversarios “con sus voceros y achichincles” tratan de confundir, desinformar y manipular diciendo que nunca había habido tanta violencia en México como ahora, lo cual rechazó.

“Si hubiésemos continuado con la misma política que se impuso desde que se le declaró la guerra a la delincuencia organizada, el país estaría en completa descomposición, ingobernable, pero todos esos (opositores) no dicen nada, de cómo ajusticiaban a personas, cómo aplicaban el mátalos en caliente, cómo creció en México el número de masacres, los índices de letalidad, cómo remataban a los heridos, todo eso se les olvida”, abundó.

Comparte en:

Versión impresa