Por: Quadratín

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador denunció “mano negra” de los conservadores, de quienes dijo, quieren echarle encima a las iglesias, ante las críticas a su gobierno por su estrategia de seguridad.

En la conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, el mandatario dijo que lleva muy buena relación con líderes religiosos, por lo cual descartó entrar en polémica y ofreció “amor y paz”.

“Los adversarios nuestros como no han podido imponerse, ahora están queriendo que nosotros entremos a una polémica con la Iglesia, no; hablando de lo mismo: ¡Amor y paz!”, expresó el Presidente.

“Nos identificamos muy bien con el Papa Francisco, y también tenemos muy buenas relaciones con pastores, con ministros de otras iglesias, pero ya estoy viendo la mano negra de los conservadores que quieren ahora echarnos encima a las iglesias, no, que nadie se confunda, llevamos muy buena relación con todas las iglesias”, abundó.

Comparte en:

Versión impresa