Por Lucero Calderón/Excelsior

CDMX.- Desde niño Cruz Antonio Con­treras quedó enamorado del cine y se prometió hacer todo lo posible por estudiar ani­mación. El guerrerense de 32 años, quien actualmente ra­dica y trabaja en Canadá, re­cuerda cómo viajaba varios kilómetros en auto para poder ir a una sala de cine y disfrutar de la magia que corría fren­te a sus ojos. Su deseo fue tal que este joven, cuyo trabajo se puede ver en la cinta Monstruo del mar, hizo todo lo necesario para cumplir ese deseo en su niñez, y gracias a eso hoy tiene en su currículum el haber sido reconocido junto a un exten­so grupo de compañeros con el Oscar a Mejor Película Ani­mada en 2019 por Spider-Man: Into the Spider-Verse.

Para mí el cine era algo mágico, era algo en lo que yo me podía perder dos horas, me encantaba y yo dije que quería hacer esto. Crecí viendo estas películas con efectos visua­les, viendo películas animadas y sabía que quería hacer esto, por eso estudié animación. Trabajé en la Ciudad de México haciendo comerciales, pero no era algo que quería, así que me llené de valor, armé un demo y mandé ese demo a más de cien estudios. Cuando digo que to­qué más de cien puertas no es broma hasta que una se abrió”, relató Cruz Antonio Contreras vía Zoom.

Esa osadía y persistencia hicieron que el joven origina­rio de Iguala, Guerrero, muda­ra su residencia a Vancouver, Canadá, para trabajar como animador técnico, especia­lizándose en la animación de ropa, texturas, agua, fue­go y explosiones, en grandes producciones como Hotel Transilvania, Transforma­nía, Vivo, Más allá de la luna y en Monstruo del mar, cinta en la que Cruz trabajó un año y que se centra en un grupo de cazadores que a bordo de un barco se da a la tarea de cazar monstruos marinos hasta que aparece una niña que viene a cambiarles la perspectiva.

Prácticamente en esta pe­lícula me tocó trabajar con más del 90 por ciento de los perso­najes, por lo menos con to­dos los personajes principales sí trabajé. Fue un proyecto de mucha observación, yo tengo mis videos en los que se me ve jalando cuerdas, en donde estoy viendo cómo funcionan para poderlo llevar a panta­lla. En el caso de las prendas, nuestro trabajo es ver cómo se van a mover, cómo se van a mover las velas de los bar­cos, cómo va a caer el cabello. Todo eso funciona de acuer­do a cómo funcionaría en el mundo real y es ahí en donde empleamos conocimientos de física y matemáticas, plasma­mos la gravedad y fuerzas de fricción en la ropa o el cabe­llo de los personajes”, explicó Contreras, quien se encuentra trabajando en una nueva en­trega de Spider-Man: into the Spider-Verse.

Monstruo del mar, produc­ción dirigida por Chris Williams que se podrá ver en la platafor­ma Netflix, cuenta con las vo­ces originales de Karl Urban, Dan Stevens, Jared Harris, Za­ris-Angel Hator, Emily O’Brien y Marianne Jean-Baptiste.

Ante la pregunta de qué le dice su familia al saberlo lejos de casa pero trabajando en su pasión, Cruz Antonio compar­tió una anécdota de su madre.

Mi mamá jamás me cerró una puerta y me decía que es­tudiara, pero en el fondo ella pensaba que me iba a morir de hambre como animador. Y ahora me da mucha felici­dad ver cómo mi mamá ve mis películas y se espera hasta que salga mi nombre. Sien­to que está orgullosa”, remató Contreras.

Comparte en:

Versión impresa