El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús González Hernández dio a conocer que el padre Felipe Vélez Jiménez, párroco de la iglesia San Gerardo María Mayela, continúa delicado en su estado de salud.

Entrevistado esta mañana por Ciro Gómez Leyva dijo que el padre Felipe Vélez no ha podido ser operado porque aún está muy hinchado debido al disparo en la cara que recibió, lo que impide que pueda respirar con normalidad.

El obispo también dijo que todavía no hay claridad de lo que sucedió el pasado 28 de julio, cuando el sacerdote fue atacado cuando salía de Chilapa a bordo de un vehículo, sin embargo, en torno a la comunidad religiosa se cree que el ataque no fue directo contra el padre Felipe.

De igual forma, González Hernández dijo que se desconoce el paradero de la mujer que viajaba con él al momento de la agresión y que se cree resultó ilesa.

Comparte en:

Versión impresa