Por: Quadratín Guerrero


Chilpancingo, Guerrero, Julio 30.- El vocero de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Jorge Amado Vázquez Rodríguez, aseguró que no se trató de un ataque directo contra el sacerdote Felipe Vélez Jiménez, baleado el jueves en el municipio de Chilapa.

En entrevista, Vázquez Rodríguez se unió al reclamo del obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús Hernández, para que las autoridades cumplan con las estrategias diseñadas para la seguridad y que sean garantizadas para sociedad.

Dijo que se trató de un daño colateral como le pudo haber pasado a cualquier otra persona, porque los integrantes de la Iglesia no han hecho actos o provocaciones hacia las autoridades civiles.

Añadió que Vélez Jiménez fue trasladado a un hospital en Cuernavaca en donde es atendido por cirujanos.

Recordó el pronunciamiento del obispo de Cuernavaca, Ramón Castro de que los abrazos ya no ajustan para aguantar los balazos y que las autoridades tienen que tomar su papel para ayudar a sanar el tejido social.

Comparte en:

Versión impresa