Rogelio Agustín
Chilpancingo, Gro. Pese al anuncio del magisterio disidente, en el sentido de que se movilizará durante los puntos que recorrerá el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en su gira por Guerrero, el gobierno del estado no considera necesario poner en marcha un dispositivo de seguridad especial.


Ludwig Marcial Reynoso Núñez, titular de la Secretaría General de Gobierno, sostuvo que las medidas de seguridad en torno a la gira que comienza este viernes en Tlapa de Comonfort, están a cargo principalmente de la administración federal.


La jornada del miércoles, la Mesa Central para la Construcción de la Paz sostuvo una reunión y se acordaron acciones, aunque aclaró que no existe ninguna situación extraordinaria.


En el caso de Guerrero, dijo que se mantiene una vigilancia normal y que se trabaja principalmente en la logística, para cerciorarse de que haya acceso en los puntos que va a recorrer el presidente López Obrador.


Eso implica, que se monitorea todo lo relacionado con los efectos que las lluvias que se presentan puedan tener en las rutas carreteras de la región Montaña, que son de las más afectadas en cada temporada.


Recordó que en el inicio de la semana se presentó el desgajamiento de un cerro que interrumpió durante más de 24 horas la comunicación en Cochoapa el Grande, lo que propició la movilización de maquinaria pesada de la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (CICAEG).


Hasta la jornada del jueves, cuando faltan unas horas para que el presidente de la República llegue a Tlapa, ese es el único problema que se ha presentado.


Respecto al anuncio hecho por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), dijo que se tiene conocimiento y que de ninguna manera se ha considerado un dispositivo especial para contener a los profesores, pues ellos no han manejado la posibilidad de interrumpir sus actividades.


Indicó que hasta el momento, los dirigentes del magisterio han hablado de la posibilidad de acercarse al presidente para entregarle algunos documentos, en los que incluso se pide retomar el diálogo con la CNTE, por lo que no implica ninguna situación que genere tensión.


Respecto a las acciones legales iniciadas contra los integrantes del magisterio disidente, a partir de la irrupción en dos edificios públicos, dijo que se trabaja en una cuantificación de los daños, cuyos resultados todavía no se tienen y que en su momento la Fiscalía General del Estado (FGE) decidirá que es lo que procede.


En todo caso, refirió que los actos de violencia no están justificados, ya que se ha mantenido la disposición para dialogar y buscar acuerdos, con la precisión de que hay problemas que se arrastran desde hace más de 20 años y cuya solución no puede ser inmediata.

Comparte en:

Versión impresa