Por: Servicios AINI


Ciudad de México, Junio 30.- El cantante R. Kelly fue sentenciado a 30 años de cárcel por los cargos de tráfico sexual y abuso sistemático en contra de jóvenes fanáticas suyas.

“Me hiciste hacer cosas que quebraron mi espíritu. Literalmente deseé morir por lo mal que me hiciste sentir”, dijo una de las víctimas de R. Kelly durante el juicio.

R. Kelly también tendrá que pagar una multa de 100 mil dólares. El cantante y compositor fue condenado el año pasado por extorsión y tráfico sexual en un juicio que le dio voz a acusadoras que alguna vez se preguntaron si sus historias eran ignoradas porque eran mujeres negras.

“Aunque el sexo fue ciertamente un arma que usaste, este no es un caso de sexo. Es un caso de violencia, crueldad y control”, le dijo la jueza federal de distrito Ann Donnelly al famoso.

La indignación generalizada por la conducta sexual inapropiada de Kelly no llegó sino hasta el surgimiento del movimiento #MeToo, y alcanzó un crescendo con el lanzamiento de la serie documental “Surviving R. Kelly”.

Los abogados de Kelly habían argumentado que su cliente no debía recibir más de 10 años de prisión porque tuvo una infancia traumática “que involucró abuso sexual infantil prolongado y severo, pobreza y violencia”.

Las acusaciones de que Kelly abusaba de jovencitas comenzaron a circular públicamente en los 90. En 1998 una mujer lo demandó alegando abuso y acoso sexual cuando ella era menor de edad, y luego el cantante enfrentó cargos penales de pornografía infantil relacionados con otra niña en Chicago. Un jurado allí lo absolvió en 2008 y Kelly resolvió la demanda.

El jurado de la corte federal en Brooklyn lo condenó después de escuchar que usó su séquito de managers y asistentes para conocer chicas y mantenerlas obedientes, una operación que los fiscales dijeron que equivalía a una empresa criminal.

R. Kelly, usó su “fama, dinero y popularidad” para “aprovecharse sistemáticamente de niñas y mujeres jóvenes para su propia gratificación sexual”, escribieron los fiscales en un expediente judicial a principios de este mes.

Varias acusadoras testificaron que Kelly las sometió a caprichos perversos y sádicos cuando eran menores de edad.

Las acusadoras alegaron que se les ordenó firmar documentos de confidencialidad y que recibían amenazas y castigos, como azotes violentos, si rompían lo que una de ellas llamó las “reglas de Rob”.

Algunas dijeron que creían que el cantante usaría en su contra cintas de video que grababa teniendo relaciones sexuales con ellas si exponían lo que estaba pasando.

Según las declaraciones, R. Kelly contagió de herpes a varias acusadoras sin revelarles que tenía una ETS, obligó a un adolescente a unirse a él para tener relaciones sexuales con una chica desnuda que emergió de debajo de un ring de boxeo en su garaje, y grabó un video vergonzoso que mostraba a una víctima con heces en el rostro como castigo por romper sus reglas.

También se presentó evidencia sobre un plan de matrimonio fraudulento tramado para proteger a Kelly luego que él temiera haber embarazado a la sensación de R&B Aaliyah en 1994, cuando ella tenía solo 15 años. Los testigos dijeron que los cantantes se casaron con trajes de jogging a juego, usando una licencia que enumeraba falsamente la edad de la cantante como 18; Kelly tenía 27 años en ese momento.

Comparte en:

Versión impresa