Por: Carlos Andrés Mendiola

carlos.mendiola@itesm.mx

Ya “Roma” desató la discusión… para los críticos es una obra maestra digna de premios y reconocimientos, para parte del público es emotiva y reflexiva; la otra parte, la considera la receta perfecta contra el insomnio donde “simplemente se ve” lo que pasa en casa…  y además en blanco y negro. Esta semana se estrena la última de las nominadas a Mejor Película en los premios Oscar 2019, “Green Book: una amistad sin fronteras” y con ella son cuatro, de ocho, las que están exhibiéndose en las salas de cine, sin contar con que las otras cuatro están y/o estarán de regreso en las salas como parte de una estrategia de estudios y distribuidoras para que estemos listos cuando llegue el momento de la verdad este domingo 24 de febrero. Entonces, y bajo la experiencia de “Roma”, ¿por qué ver o no las nominadas al Oscar 2019?

El grupo de nominadas es bastante heterogéneo, aunque mirándolo con más cuidado es curioso cómo Oscar tiene un cierto perfil o tipo y cómo de una u otra manera ha construido una narrativa en torno a aquello que considera relevante tanto en términos artísticos, como sociales, políticos e incluso de industria. La mezcla incluye tres de los éxitos del año: “Black Panther”, la película más taquillera de 2018 con 1.34 billones de dólares; “Nace una estrella”, un remake que con un presupuesto de 417 millones de dólares ha hecho más de 417; y, “Bohemian Rhapsody”, un filme biográfico de Freddy Mercury y el grupo Queen que ha alcanzado ya más de 833 millones de dólares en la taquilla mundial (costó 52 millones). Sin duda alguna son los filmes más accesibles del grupo: una cinta de acción/aventura basada en un superhéroe, que además hoy ostenta el mérito de ser la primera película basada en un cómic considerada en la categoría principal y dos dramas musicales con mensajes de superación y dónde se pone especial énfasis en encontrar una voz propia y ser auténtico. Tres títulos de fácil ver.

Retomando “Black Panther” vale la pena mencionar que es una de tres con un discurso en torno a la discriminación racial, enfocada a las personas de color. “El infiltrado del KKKlan” se ocupa de un policía de color que justamente irrumpe en el Ku Klux Klan, mientras que “Green Book” se ocupa del rompimiento de prejuicios entre un pianista de color y su chofer italiano. La primera concluye mostrando cómo el racismo es un tema vigente, “Black Panther” empodera a la comunidad de color, otorgándole un lugar que en antes le había sido negado. “El infiltrado del KKKlan” es un drama que se construye como ficción para cerrar contrastando con la realidad; “Green Book” es una feel good movie y, por ende, la representante de este año que equivaldría a “Un sueño posible” o “Hugo” en otros. Eso ya da bastantes pistas sobre porqué verlas o no.

De “Roma” ya se ha dicho mucho. Baste decir que es el filme de “arte”. Es reflexiva, intimista y profundamente simbólica. En “Roma” vale lo que no se dice y quizás eso no es precisamente lo que se busque al ver una película. Luego están dos comedias: “La favorita” y “El vicepresidente, más allá del poder” o simplemente “Vice”. “La favorita” es una pieza de época que narra la compleja relación entre la reina Ana de Gran Bretaña y dos de sus damas más cercanas. Es una comedia obscura, muy obscura, que requiere de gran apertura pues se tocan temas que van del poder al lesbianismo, pasando por la venganza, el egoísmo y la muerte… y claro, hay que estar dispuesto a reírse de más de uno. Las actuaciones son de primera línea, no en balde sus tres actrices principales están nominadas. Vale la pena, aunque quizás no sea para todos los gustos. Y “Vice”, que, como su nombre sugiere en el título original, habla tanto del segundo a cargo en EEUU (figura típicamente nominativa) como del vicio. El susodicho en cuestión es Dick Cheney y el relato se hace a través de una comedia tan irreverente como crítica. Christian Bale es el favorito como Mejor Actor, pero de nuevo, no necesariamente es el filme más fácil de ver.

Entonces, si su intención es pasarla bien: “Black Panther”, “Bohemian Rhapsody”, “Green Book” y “Nace una estrella” son las opciones; si el deseo es ver un drama: “El infiltrado del KKKlan”; si se está en un estado de ánimo desparpajado pero crítico y mordaz: “Vice”; si se tiene ganas de ver algo artístico, pero no tanto: “La favorita”; y si se está por completo dispuesto a dejarse llevar por las olas y profundidades del arte: “Roma”. Quizás sea una decisión fácil, quizás no. El mismo Oscar está deshojando la margarita y mientras sabemos quién es la elegida hay oportunidad de “salir” con todas o, al menos, con aquella que nos “caiga mejor”.

Comparte en:

Versión impresa