Por: Servicios AINI


Ciudad de México, Agosto 1.- Los corridos son comunes dentro del género de regional mexicano. Pese a la fama de estas composiciones, el cantante Chuy Lizárraga se ha negado a interpretarlos debido a que considera que no es su esencia.

Lizárraga aseguró que cuando comenzó su carrera también inició el auge de componer los corridos y ‘narcocorridos’. Evitarlos ha sido un trabajo difícil, pues estas canciones ya han catapultado la carrera de varios grupos.

«Mi música no es para eso. Esa es una cosa que también me ha costado mucho trabajo, ha sido el trabajo más difícil para mí».

En entrevista para ‘El Minuto que Cambió mi Destino’, Lizárraga comentó que no canta corridos debido al tipo de personas que atraen, generalmente relacionadas con el mundo del narcotráfico.

«Tú ve a una chamba de Chuy Lizárraga y ve la gente que está adelante. Ve a la del otro artista que toca corridos y ve la gente que está adelante. Es una diferencia abismal de tipo de gente».

Agregó que el tipo de canciones que toca y canta, como ‘La Peinada’ no comulga con el estilo de vida relacionado a los corridos y narcocorridos.

Sin embargo, el artista relató que cuando era joven trabajó en el antro ‘Frankie Oh!’, en su natal Mazatlán, Sinaloa. Este lugar es famoso por haber sido propiedad del Cártel de los Arellano Félix.

Fue en ese lugar donde conoció a su amigo Julio Preciado, pero en realidad era uno de los lugares más populares durante los 80. Ahí llegaron a presentarse artistas del momento como Luis Miguel.

«Yo me dedicaba a arreglar las luces, como de mantenimiento».

Comparte en:

Versión impresa