Por: Carlos Martínez Loza


Ciudad de México, Julio 30.- Uno de los filósofos más influyentes del siglo pasado fue Ludwig Wittgenstein (1889- 1951). Es fama que en su lecho de muerte rogó reproducir sus últimas palabras: “Dígales a todos que he tenido una vida maravillosa”.

Hace unas noches releía sus “Observaciones filosóficas” (Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM) y me parece que hay líneas dignas de la memoria y para traer siempre consigo; aleatoriamente las he seleccionado y ahora las traslado a esta página:

“Cuando algo es bueno, también es divino. Extrañamente así se resume mi ética.”

“Sólo lo sobrenatural puede expresar lo Sobrenatural.”

“Para asombrarse, el hombre -y quizá los pueblos- debe despertar. La ciencia es un medio para adormecerlo de nuevo.”

“Me es indiferente que el científico occidental típico me comprenda o me valore, ya que no comprende el espíritu con el que escribo.”

“El talento es una fuente de la que siempre brotan nuevas aguas. Pero esta fuente carece de valor cuando no se la utiliza de la manera correcta.”

“¿Qué sentimientos tendríamos si no hubiésemos oído hablar de Cristo?”

“Quien enseña filosofía hoy en día, les da manjares a los otros, no porque le gusten, sino para cambiar su gusto.”

“De hecho, pienso con la pluma, pues mi cabeza no sabe con frecuencia lo que mi mano escribe.”

“Debe desmontarse el edificio de tu orgullo. Y es una enorme tarea.”

“También en el pensar hay un tiempo de sembrar y un tiempo de cosechar.”

“Los hombres de hoy creen que los científicos están ahí para enseñarlos, los poetas y los músicos para alegrarlos. Que estos tengan algo que enseñarles es algo que no se les ocurre.”

“Aspiraciones, ser amado y no admirado.”

“Lo digno de admiración y lo que hace la vida digna de ser vivida, no es el temor, sino el temor conquistado.”

“Revolucionario será aquel que pueda revolucionarse a sí mismo.”
“Opino que el cristianismo dice, entre otras cosas, que todas las buenas doctrinas no sirven de nada. Debe cambiarse la vida. (O dirección de la vida).”

“Palabras son hechos.”

Comparte en:

Versión impresa