Por: Servicios AINI

Ciudad de México, Julio 20.- Por si aún tienes dudas de rayarte o no.

Un estudio de la Universidad de Alabama señala que realizarse tatuajes tiene beneficios en la salud de los humanos.

La investigación que fue difundida por la revista científica American of Human Biology, revela que tatuarse aporta implicaciones positivas en el sistema inmunológico de la gente.

Tras realizar un análisis de los niveles de inmunoglobina A en personas con uno y varios tatuajes, los investigadores descubrieron que debido al estrés al que es sometido el cuerpo al momento de ponerse el grabado, el individuo desarrolla un grado de tolerancia. Debido a esto, quienes ya tienen en su haber varios tatuajes acumulan eficaces mecanismos antiestrés.

Ahora, con esta evidencia científica los tabús contra los tatuados –si aún los hay- podrían irse diluyendo, y lo que comenzó como una subcultura o moda hoy es una opción saludable para tu sistema inmunológico.

Estos son los resutados del estudio:

Un modelo de señalización costoso sugiere que el tatuaje inocula el sistema inmunológico para una mayor vigilancia contra los factores estresantes asociados con el daño de los tejidos blandos. Intentamos investigar esta «hipótesis de inoculación» del tatuaje como una señal honesta y costosa de aptitud. Presumimos que el sistema inmunitario se habitúa al factor estresante del tatuaje en personas tatuadas repetidamente y que la respuesta inmunitaria al estrés del proceso del tatuaje se correlacionaría con la experiencia del tatuaje a lo largo de la vida.

Métodos

Los participantes fueron 24 mujeres y 5 hombres (de 18 a 47 años). Medimos la función inmunológica utilizando inmunoglobulina A secretora (SIgA) y cortisol (sCORT) en la saliva recolectada antes y después de las sesiones de tatuaje. Medimos la experiencia del tatuaje como la suma de la cantidad de tatuajes, las horas de vida tatuadas, los años desde el primer tatuaje, el porcentaje de cuerpo cubierto y la cantidad de sesiones de tatuajes. Predijimos una relación inversa entre SIgA y sCORT y menos inmunosupresión de SIgA entre aquellos con más experiencia en tatuajes. Usamos regresión múltiple jerárquica para probar el efecto principal de la experiencia del tatuaje en la SIgA posterior al tatuaje, controlando la SIgA previa a la prueba, la duración de la sesión de tatuaje, la masa corporal y la interacción entre la experiencia del tatuaje y la duración de la sesión de prueba.

Resultados

El modelo de regresión fue significativo (P = 0.006) con un tamaño del efecto grande (r2 = 0.711) y efectos principales (P = 0.03) y de interacción significativos y positivos (P = 0.014).

Conclusiones

Nuestros datos sugieren que el cuerpo se habitúa con el tiempo al factor estresante del tatuaje. Es posible que las personas con un sistema inmunitario saludable se curen más rápido, lo que las hace más propensas a hacerse múltiples tatuajes.

Comparte en:

Versión impresa