Por: Servicios AINI

Una de las etapas que más le angustia a la mayoría de las mujeres es la famosa menopausia. Esto se debe a que por muchos años se le ha considerado como una temporada de dolores y síntomas no muy agradables.

Sin embargo, las experiencias de la menopausia no son todas negativas y esta etapa de la vida no debería verse como un problema médico, según expertos.

En concreto, la menopausia es el momento que marca el final de los ciclos menstruales. Se diagnostica después de que transcurren doce meses sin que las mujeres tengan un período menstrual. Esta puede producirse entre los 40 y 50 años, pero la edad promedio es a los 51 años, en la mayoría de los casos, según la Clínica Mayo.

JoAnn V. Pinkerton, médico de University of Virginia Health System, señala que esta ocurre porque, a medida que se envejece, los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona. Durante los años anteriores a la menopausia, la producción de progesterona y estrógenos comienza a disminuir y los periodos menstruales y la ovulación se producen con menos frecuencia.

Ahora bien, en un artículo publicado el pasado miércoles en el British Medical Journal, la obstetra Martha Hickey, del Royal Women’s Hospital de Victoria, Australia, y tres profesores de salud femenina de Reino Unido, Estados Unidos y Australia, analizaron las actitudes sociales y culturales ante la etapa de la vida en la que la mayoría de las mujeres dejan de tener la menstruación, normalmente entre los 45 y los 55 años, y defendieron la necesidad de “normalizar” la menopausia.

Para el año 2021, una encuesta mundial reveló que entre el 16 % y el 40 % de las mujeres experimentan síntomas entre moderados y graves durante la menopausia, como dolores musculares, cansancio, sofocos, y dificultades para dormir.

Las vitaminas y los minerales contribuyen al correcto funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.


Actualmente, un tratamiento que se ofrece para aliviar estos síntomas es la terapia de reemplazo hormonal (TRH), que utiliza medicamentos para reemplazar las hormonas perdidas durante la menopausia y, a su vez, aliviar estos síntomas.

Si bien, varios estudios han demostrado su eficacia para ayudar a las mujeres a superar la menopausia y, aunque existen riesgos, como el aumento del riesgo de cáncer de mama, se cree que los beneficios superan dichos riesgos.

No obstante, Hickey y sus coautores sostienen que, aunque los tratamientos eficaces como la TRH son importantes para quienes tienen síntomas molestos, “verlo como un problema médico puede aumentar la ansiedad y la aprensión de las mujeres ante esta etapa natural de la vida”.

“La medicalización de la menopausia corre el riesgo de reducir la amplia gama de experiencias en la mediana edad asociadas a este proceso natural en una enfermedad estrechamente definida que requiere tratamiento y tiende a enfatizar los aspectos negativos de la menopausia”, añaden los expertos.

Así mismo, los cuatro expertos sostienen que, aunque “las mujeres con sofocos y sudores nocturnos intensos suelen beneficiarse de la terapia hormonal para la menopausia, y la mayoría de las mujeres consideran que la menopausia es un proceso natural y prefieren no tomar medicación”.

Por último, Hickey en entrevista para CNN declaró: “La medicalización de la menopausia hace que las mujeres tengan miedo y reduce su capacidad para afrontarla como un acontecimiento normal en la vida”.

Síntomas de la menopausia
Problemas de sueño.
Cambios en el estado de ánimo.
Aumento de peso y metabolismo lento.
Sofocos.
Escalofríos.
Sudores nocturnos.
Afinamiento del cabello y piel seca.
Pérdida de volumen en los senos.
Períodos menstruales irregulares.
Sequedad vaginal.

Comparte en:

Versión impresa